El apego. Qué es y sus etapas.


Cuando un niño se separa de sus cuidadores (ya sean los padres o terceras personas) para comenzar su escolarización se produce la ruptura del apego, ello provoca reacciones en el niño que debemos conocer para ayudarle a adaptarse a la nueva situación.

Por eso es importante conocer qué es el apego, sus tipos y características así como qué ocurre en los primeros días de cole cuando el niño tiene que afrontar la separación.

Comenzaremos por hablarte del apego para después tratar el tema de la adaptación.

El apego, se define como aquel vinculo que se establece entre el niño y la persona que ejerce la función de cuidador principal, (normalmente la madre y el padre o un tercero que cumpla esa función) y que se basa en la necesidad de seguridad y protección que tienen los niños en esta etapa de su desarrollo.

ETAPAS DEL APEGO

El apego se desarrolla en 4 etapas.

Etapa 1 del nacimiento a los 2 meses: La respuesta social del niño es indiscriminada, acepta a todo aquel que le ofrezca comodidad.

Etapa 2 de los 2 a los 7 meses: Respuesta social discriminada, prefiere las personas de la familia pero no protesta si se va el cuidador. La fase 1 y 2 corresponden a un apego en construcción.

Etapa 3 de los 7 a los 30 meses: Apego específico que se entiende como: Dolor ante la separación y angustia ante las personas extrañas.

Etapa 4 de los 30 meses en adelante: Ya no se entristece ante la partida del cuidador y puede trabajar para conseguir metas compartidas. Las fases 3 y 4 corresponden al apego propiamente dicho.

TIPOS DE APEGO

1.Apego seguro: Hay expresiones de afecto verbales y físicas frecuentes por parte de los padres. Los cuidadores responden a las necesidades y demandas del niño, le ofrecen mayor estimulación. El adulto se muestra consistente, estable y seguro. El niño crece confiando en sí mismo y en los demás, será más autónomo y tendrá mejores competencias sociales.

Los niños exploran tranquilamente y de forma activa mientras están solos con la figura de apego Hay ansiedad ante la separación y alivio con el reencuentro, son afectuosos y hay contacto físico cuando el cuidador regresa. Entonces se calman y siguen explorando lo que les rodea. Son sociables con los extraños mientras el cuidador está presente. Son niños cooperativos y los cuidadores son receptivos y amables.

2.Apego inseguro: El cuidador tiene carencias en cuanto al cuidado del niño. Este a su vez puede ser:

Apego evitativo: El niño confiará en si mismo pero no en los demás. Hay poca ansiedad ante la separación con el cuidador y poco interés en el reencuentro. Aceptan que les reconforten los extraños aunque también pueden ignorarlos, pero suelen ser muy sociables con ellos.

Apego ambivalente: Idea negativa de uno mismo y positiva de los demás. Los bebés tratan de mantenerse cerca de la figura de apego mientras está presente y exploran muy poco. Hay ansiedad ante la separación, se muestran muy dependientes del cuidador, se muestran molestos por el abandono por lo que se mantienen cerca del cuidador pero cuando regresa rechazan su contacto físico. Son extremadamente cautelosos con los extraños incluso estando presente la figura de apego. Son niños muy difíciles de tranquilizar.

Apego desorganizado: Idea negativa de si mismo y de los demás. Es una combinación de los patrones resistente y ambivalente. El reencuentro provoca reacciones extrañas y desorganizadas. Son niños con una elevada inseguridad.

El apego incide directamente en como tu hijo va a ver el mundo cuando crezca y en cómo se va a relacionar con él.

Por tanto, recuerda

ser afectuoso, comprensivo y cercano,

si quieres que tu hijo desarrolle un apego seguro

que le permita relacionarse fácilmente con su entorno social cuando crezca.

Licenciada en Derecho, con titulación postgrado en Resolución de Conflictos. Mediadora Familiar y de Menores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *