La organización: clave del éxito escolar


Una vez que el nuevo curso ha empezado a rodar se nos plantean a los padres 2 cuestiones importantes: la primera y más inmediata es la de pensar en qué actividades extraescolares  queremos que sirvan de complemento a la educación y formación de nuestro hijo y la segunda en cómo podemos ayudarle a organizar el lugar, el tiempo y el plan de estudios.

Lugar de estudio

  • Disponer de un lugar para trabajar es muy importante, no olvidemos que tenemos que crear una rutina y que el ambiente que rodea al niño en este caso es fundamental.
  • Hay que vincular en la medida de lo posible la tarea del estudio a un espacio físico reservado únicamente para esta actividad. Debe ser un lugar fijo y permanente, con un mobiliario adecuado al niño, evitando todo aquello que pueda incitar a la distracción (televisión, música, teléfono móvil, etc.). El niño debe tener a mano y ordenado el material que vaya a necesitar y utilizar para realizar sus tareas.
  • Es importante que se pueda ventilar para que se pueda así renovar el aire, teniendo cuidado de la temperatura, ya que el calor provoca somnolencia.
  • Es necesario también cuidar la higiene postural del niño, ya que los malos hábitos en este sentido pueden acarrear problemas.

Tiempo de estudio

  • Es importante que se cree un horario dedicado exclusivamente al estudio y diferenciado del resto de actividades que realiza la familia.
  • Una premisa a la hora de hablar de horario  de estudio es la de tener en cuenta los ritmos circadianos, esto es, referidos éstos al horario que hay que seguir para respetar el estado físico y anímico más favorable con el fin de adecuar las actividades a las horas más propicias para ello, como orientación, podemos dar las siguientes pautas:

– Respetar la noche para el descanso, siendo la clave para conseguirlo que se cree una rutina de sueño  que  permita al niño descansar lo suficiente.

–  Utilizar el día para la actividad, teniendo en cuenta que después de comer no se deben realizar  actividades que requieran gran esfuerzo ni físico ni mental.

  • Para establecer los tiempos de estudio es interesante hablar con el tutor para saber que opinión tiene él acerca de este tema.
  • Como guía general de los tiempos de estudio presentamos los siguientes:

– de 4 a 6 años 15’ a 30’ al día / semana

– de 7 a 12 años 1 a 2 horas al día / semana

– de 13 a 18 años 2 a 3 horas al día / semana

Plan de estudios

  • A la hora de planificar el tiempo de estudio, también hay que tener en cuenta cuál va a ser el tiempo de descanso, tenemos que tener en cuenta dos cosas, éste no debe ser muy largo, porque luego cuesta recuperar la atención, tampoco puede ser muy corto porque no sirve para descansar.
  • Siguiendo la tabla-guía de tiempos de estudio, podemos establecer una cadencia de tiempos de descanso como la siguiente:

– Media hora de estudio  5’ a 10’ de descanso

– Una hora de estudio    10’ a 15’ de descanso

– Una hora y media de estudio    15’ a 20’ de descanso

  • El tiempo de descanso es muy fundamental y se debe utilizar para:

-Cambiar de posturas

-Moverse

Es decir, debe suponer realizar una actividad diferente pero durante el tiempo suficiente como para no romper la concentración.

Por otra parte tenemos que tener en cuenta que el tiempo de estudio lo es SIEMPRE, independientemente de que se tenga tarea o no o se hayan acabado los deberes o no. Ello significa que si en la planificación del horario de trabajo diario hemos fijado una hora de estudio y diez minutos de descanso, hay que respetar estos tiempos, de manera que si se ha acabado la tarea antes de cumplirse el mismo, éste se completará haciendo resúmenes, repasando, adelantando materia, etc. No debemos olvidar que para generar el hábito se necesita constancia y tiempo.

  • Como complemento a la organización del lugar y del horario de trabajo, vamos a realizar una planificación de la tarea para ello tenemos información en su agenda que nos puede ayudar, como por ejemplo, su horario de clases, las fechas de los exámenes y las entregas de los trabajos.

La planificación puede ser global, referida a todo el curso, mensual, relativa al mes, semanal y diaria. Nosotros proponemos las siguientes pautas:

-Hacer una lista de trabajos diarios, que vayan de los más urgentes a los menos urgentes

-Lista por orden de dificultad

-Intercalar las materias de forma variada a la hora de trabajar.

Puedes descargarte esta ficha de organización personal para que te ayude en esta planificación global. La puedes usar para tu hijo, y también para ti.

 

Conclusión

Tener una buena organización ayuda al niño porque le va a dar seguridad y tranquilidad. Además va a repercutir directamente en el resultado final viendo así recompensado su esfuerzo.

Una tarea que nos corresponde hacer como padres es la de enseñar a nuestros hijos a organizar su tiempo de estudio, de esta manera estamos trabajando sobre la responsabilidad y su autonomía.

 

 

Licenciada en Derecho, con titulación postgrado en Resolución de Conflictos. Mediadora Familiar y de Menores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *