El Lenguaje Positivo es un elemento motivador en los estudios.


La motivación es lo que nos impulsa a realizar determinadas acciones y a persistir en ellas hasta que conseguimos cumplir los objetivos marcados.

 

Existen dos tipos de motivación:

  • Extrínseca, que se basa en mecanismos externos.
  • Intrínseca, en la cual el motivo para realizar la acción se basa en las necesidades interiores.

 

Vamos a pararnos en tres cuestiones para hablar de motivación en los estudios:

  • el esfuerzo y el comportamiento positivo de tu hijo
  • vamos a reconocer cada logro en concreto y no perdernos en generalidades,
  • y por último vamos a transmitírselo tantas veces como sea necesario; no sólo a través de la comunicación verbal usando las palabras, sino también con nuestra comunicación no verbal, esto es: gestos, posturas, tono de nuestra voz.

 

En este punto tenemos que pensar si nuestros mensajes, como padres y educadores, van dirigidos a:

  • los resultados finales obtenidos o
  • si lo que estamos haciendo es valorar el camino de trabajo, constancia y esfuerzo.

 

Así, si tus mensajes se dirigen a valorar su esfuerzo y reconocer su trabajo de una forma objetiva, vas a ayudarle a fortalecer su autoestima, más que si te centras solo en sus resultados finales, como pueden ser las notas de fin de curso.

 

Reconocer esta labor de esfuerzo y trabajo diario a tu hijo es motivación extrínseca,

pero con tu constancia en este reconocimiento y valoración objetiva,

tu hijo aprenderá a reconocer sus propios logros y avances,

de modo que será capaz de automotivarse, es decir,

 encontrar su motivación intrínseca.

Consultora Socioeducativa. Educadora y Especialista en Gestión Familiar. Certificada en Disciplina Positiva. Licenciada en C.C. Biológicas con formación Pedagógica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *