Consejos para que la Navidad no “te quite el sueño”


Ha llegado el mes de Diciembre y con él se va a producir un cambio en nuestros horarios y rutinas. Es el último mes del año y está lleno de celebraciones, en algunas solo participamos los padres,  pero en otras también lo hacen los niños.

Hay que tener en cuenta que las rutinas cuesta cogerlas pero no cuesta nada o casi nada olvidarse de ellas.

Dentro de las  rutinas, la  del sueño es una de las más importantes, ya que el descanso es reparador e indispensable  para los niños. Por eso os queremos recordar algunas pautas que podéis utilizar antes de ir a la cama para que, aunque los horarios se vean un poco alterados por las celebraciones de los días navideños podáis  mantener en la medida de lo  posible la rutina de sueño. Así los niños podrán disfrutar mucho más de los maravillosos y sorprendentes días que van a vivir.

Así la hora de dormir debe ir precedida por un ritual que tu hijo reconozca fácilmente, en serpadres.es | babysitio.com proponen este ritual antes de acostarlo:

  • un baño templado a 36º- 37º,  o una ducha si ya es un poco mayor, a última hora de la tarde entre las seis y las ocho siendo el preámbulo ideal para inducirlo al sueño.
  • antes de ponerle el pijama es también aconsejable un masaje relajante con aceite. Este ritual se suele hacer cuando son bebes, pero de mayorcitos sigue siendo una gratificante combinación de mimos e hidratación de la piel.
  • más tarde, la cena en un ambiente tranquilo. (Si sólo toma biberón o pecho por la noche, debe hacerlo despierto para que aprenda a diferenciar la hora de cenar con la dormir, aunque luego se quede dormido mamando). Y si ya es mayorcito y cenáis todos juntos en familia es el momento de mantener una conversación tranquila y comentar como nos ha ido el día.
  • ahora es el momento de ir adquiriendo más hábitos de higiene personal para los más mayorcitos; como hacer un pis antes de meterse en la cama, lavarse bien las manos, la cara y los dientes.
  • y después de unos mimos o de finalizar la conversación tranquila que hemos mantenido durante la cena, que no supere los 5 a 10 minutos, es el momento de acostarlo en la cuna o la cama, donde podemos relajarlo leyéndole otro cuento, cantándole o hablándole dulcemente.
  • Para los más mayores por supuesto respetar el horario de uso de dispositivos electrónicos. Estos no deben utilizarse antes de irse a dormir.

Seguro que siguiendo estos consejos los niños van a disfrutar mucho más y mejor de estas fiestas.

 

Fuente: Ser padres y Babysitio.com

 

 

Licenciada en Derecho, con titulación postgrado en Resolución de Conflictos. Mediadora Familiar y de Menores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *