Inteligencia Emocional. 10 Recursos para el aula.


A menudo vemos en la escuela cómo niños y niñas tienen dificultades para reconocer y gestionar las diferentes emociones. Les cuesta ponerse en el lugar del otro, hablar y compartir opiniones de una manera asertiva… No saben cómo identificar las emociones, cómo reconocerlas y cómo gestionarlas, de hecho, no es tarea fácil.

¿Están nuestros alumnos preparados para ello? No todos; son competencias que se dan por adquiridas y a veces no están lo suficientemente desarrolladas. Competencias a las que no se les suele prestar la atención que merecen. Adquirir y desarrollar una buena Inteligencia emocional (IE) es imprescindible. Por esta razón en este artículo queremos ofreceros algunos ejemplos y recursos materiales para que los podéis usar en el aula.La inteligencia emocional es la capacidad de identificar, comprender y manejar las emociones en uno mismo y en los demás, es decir, la capacidad que tenemos para tratarnos bien y tratar bien a los demás. Consta de tres procesos básicos que la engloban:

  1. Percibir:Reconocer de forma consciente nuestras emociones e identificar qué sentimos y ser capaces de darle una etiqueta verbal.
  2. Comprender:Integrar lo que sentimos dentro de nuestro pensamiento y saber considerar la complejidad de los cambios emocionales.
  3. Regular:Dirigir y manejar las emociones tanto positivas como negativas de forma eficaz.

Sabemos que los alumnos que desarrollan una adecuada inteligencia emocional poseen confianza en sus capacidades; crean y mantienen relaciones satisfactorias, comunicando lo que necesitan, piensan y sienten, teniendo en cuenta los sentimientos de los otros; están motivados para explorar, afrontar desafíos y aprender, poseen una autoestima alta y tienen un mayor número de recursos para la resolución de conflictos. Algo que influye de forma positiva en todas las áreas de su vida.

En el colegio veremos que trabajando la IE aumenta el bienestar de los alumnos, se reducen los conflictos escolares resolviéndose de una manera más asertiva. Pero, lamentablemente, en muchos colegios no existe un rincón en la apretada agenda escolar para educar las emociones.  Son pocos los colegios que lo hacen. Comprendiendo lo complicado que es, se puede partir de tutorías, a través de algún conflicto que haya surgido para poder trabajar la IE, también se puede dedicar:

  • 10 minutos cada mañanaantes de comenzar la “rutina” diaria. Estarán más receptivos.
  • 10 minutos antes de acabar las clases, si es posible, se puede repasar cómo estaban por la mañana, si algo ha cambiado, creando un espacio para que puedan reflexionar individual y grupalmente.
  • Asamblea: 1 vez por semana.Si por el estilo de las clases o la organización del centro educativo, no es posible trabajar las emociones cada día, se puede dedicar una hora a la semana y hacerlo en forma de Asamblea… Quizá suponga un trabajo extra, pero los alumnos se sentirán mejor cada día.

Lo primero es dedicar unas sesiones a explicar cuáles son las emociones básicas (la alegría, tristeza, asco, enfado, miedo y sorpresa), enseñar cómo puedo identificarlas y qué hacer cuando las identifico.

El año pasado en mi centro escolar realizamos un taller de inteligencia emocional que atraía mucho a los niños, era muy dinámico y les ayudó a fijarse más en que repercusión podían tener sus actos y a estar más pendientes de ayudar a sus compañeros. Se fomentó la empatía. En estas sesiones se presentaba tres imágenes, una que mostrase los rasgos faciales de una forma clara, la misma emoción en un niño y en una persona adulta. Los alumnos debían identificar la emoción a trabajar. Se les va preguntando por las características físicas que pueden observar en la imagen; una vez identificados los rasgos físicos preguntamos por las cosas que nos producen dicho sentimiento. Después, debatimos y comentamos que soluciones podemos encontrar para ayudar a las personas que presentan dicho sentimiento y por último, qué podemos hacer nosotros mismos para cambiar esa emoción cuando la estamos manifestando. Os dejo un ejemplo del MIEDO.

¿Cómo podemos hacerlo? Os dejamos un listado de materiales que pueden serviros para trabajar la IE y las emociones en el aula:

LIBROS

Es importante tanto distinguir lo que sienten y piensan ellos mismos, como lo que sienten y piensan los otros. A través de cuentos o historias, siempre podréis agregar el componente emocional:

  • El emocionario, de Cristina Nuñez y Rafael RomeroEditorial Palabras Aladas. Es un libro muy sencillo, presenta un itinerario a través de las distintas emociones que tenemos cualquier ser humano. Lleno de ilustraciones muy llamativas y con un texto sobre cada emoción que te invita a la reflexión. Es compatible con cualquier programa emocional, y además dispone de sus propias fichas descargables.
  • El monstruo de los colores, de Ana Llenas, Editorial  Flamboyant. El libro trata de un monstruo que se ha hecho un lío con las emociones y deberá aprender a poner en orden la alegría, la tristeza, la rabia, el miedo y la calma. Es un álbum ilustrado y gracias a sus expresivas ilustraciones permite a los niños identificar con facilidad las distintas emociones que se viven durante el día. Aquí tenéis acceso para ver el 
  • Cuentos para educar con inteligencia emocional, de Clara Peñalver y Sara Sánchez, Editorial Beascoa. Libro enfocado a los niños más pequeños con un lenguaje cercano y sencillo. Es un manual perfecto para comprender y gestionar las dudas que generan en nosotros las diferentes emociones.
  • Paula y su cabello multicolor, de Carmen Parets Luque. Es un cuento que trabaja las emociones más básicas: alegría, tristeza, enfado y miedo. Este libro te permite descubrir cómo a Paula le cambia de color del pelo según la emoción que sienta, a través de las transformaciones en el pelo de Paula vamos visualmente dando nombre a las emociones que sentimos. A partir de hacernos preguntas como ¿Qué nos provoca esa emoción?¿Qué nos hace sentir?¿Qué debemos hacer? vamos proporcionando respuestas y soluciones para cada tipo de emoción. Aquí tenéis acceso al videocuento.

VIDEOS

Los videos propuestos os pueden ayudar a jugar al “traje de detective”. El juego consiste en analizar los estados emocionales de los personajes. Preguntarles cómo crees que se sienten y cómo lo demuestran. Tienen que prestar atención tanto a la comunicación verbal, como a la no verbal. Crear debates: ¿cómo reaccionarías tú?, ¿cómo son las reacciones? ¿exageradas, irreales?…

JUEGOS ONLINE

  • Descubre cómo ereses un juego con distintas actividades que permiten a los niños descubrir cómo trabajar la propia identidad, experimentar sentimientos y reconocer emociones.
  • Pelayo y su pandillatiene divertidas y variadas actividades sobre distintas emociones, identidad sobre el propio cuerpo e incluso juegos sobre salud e higiene personal.
  • Conocerse y valorarsees una interesante herramienta de autoconocimiento para niños a partir de 12 años.

JUEGOS GRUPALES DENTRO DEL AULA

  • Dominó de los sentimientos:Aquí podéis descargarlo, además la página ofrece ideas de más actividades que se pueden hacer.
  • Diario de las emociones:El juego es una dinámica educativa que trata de favorecer la reflexión sobre los propios estados emocionales. A través de esta dinámica vamos a procurar que los niños y niñas dibujen sus estados emocionales y que tomen conciencia de cuando sienten cada emoción, de los posibles desencadenantes y consecuencias. De esta manera tendrán un rico collage de las propias emociones.
  • Juego “El observador”:Deben observar las expresiones emocionales de otras personas (familiares y amigos). Deben fijarse en los aspectos verbales (qué dice y cómo lo dice) y en los aspectos no verbales: gestos faciales, muecas, tonos de voz, tics, etc. Como ya se trabajó al principio, este juego les motiva mucho porque saben en qué han de fijarse.
  • ¿Qué estará pasando?A través del roleplaying podemos plantear diversas situaciones, reales o imaginarias (preferiblemente reales), y han de dramatizar la situación con todo tipo de detalles. El resto de compañeros deben tratar de adivinar los estados afectivos en cada uno de los acontecimientos relatados. “Me imagino que sentiste…..cuando”. Confirmar si ha acertado en los sentimientos.

 

Autor. Cristina Martínez Carrero

Psicopedagoga y Maestra de Audición y lenguaje cuya trayectoria profesional ha estado orientada al diagnóstico e intervención de dificultades de aprendizaje en sentido amplio. Directora y coordinadora de D-letras..

 

Vacaciones: una oportunidad para educar


El pasado 11 de Julio se  celebró en Caixa Fórum una  jornada de Movilización Alcohol y Menores organizada por la FAD y cuyo objetivo es el de hacer frente común en la lucha contra el consumo de alcohol en menores. Las propuestas se han elaborado por representantes de asociaciones de padres y madres como CEAPA y CONCAPA, del sector educativo, Escuelas Católicas y FEDADI así como profesionales que trabajan en la prevención e intervención en consumos de drogas como FAD, entre otras.

Los datos ofrecidos son cuando menos alarmantes. Según la encuesta ESTUDES, publicada por el Plan Nacional sobre Drogas de los años 2014-2015 un 68,2% de los menores entre 14 y 18 años han consumido alcohol en los últimos 30 días, en ese tiempo alrededor de un 30% ha realizado consumo de riesgo (borrachera). Por otra parte la edad de inicio está alrededor de los 13.9 años, aumentando el consumo compulsivo del 14% al 37% entre los jóvenes de 14 a 16 años.

Si tenemos en cuenta que estamos hablando de datos relativos a jóvenes que se encuentran en plena adolescencia y que como han explicado estudios científicos el cerebro no acaba de madurar o configurarse hasta los 21 años, la situación es preocupante porque el alcohol en un cerebro inmaduro todavía puede ocasionar daños irreversibles.

Estamos ante un problema DE TODOS, complejo y que requiere la implicación de diferentes sectores ( familias, centros educativos, administraciones públicas etc) para poderse abordar eficazmente.

Desde EquipoEduca nos hemos puesto a trabajar, en primer lugar suscribiendo el Manifiesto “Alcohol y Menores” y en segundo lugar haciendo más hincapié en uno de los puntos importantes del mismo, la prevención a través de la formación de  las familias y  menores. Hay que ser conscientes de lo importante que es el tiempo de ocio que pasamos en familia y hay que aprender a aprovechar la oportunidad que éste nos brinda de poder transmitir a los niños pautas para elegir opciones de ocio saludables. Aprovechando  que estamos en época de vacaciones os damos unas pautas para “educar en vacaciones”.

Educar no solo es transmitir conocimientos, la familia  y la escuela trabajan en equipo para conseguir desarrollar la facultades y actitudes del niño necesarias para su configuración como persona adulta. A través del ocio se pueden realizar actividades que son fundamentales para algunas áreas de su desarrollo, como son la salud física ( a través del deporte), la socialización o la creatividad.

Por otra parte podemos aprovecharnos de las dos vertientes que tiene disponer de un tiempo de ocio, esto es : una vertiente individual que favorece el desarrollo personal a través de la lectura, la música, las actividades creativas etc y una vertiente colectiva, que ayuda a desarrollar la iniciativa, la colaboración, en general enseña a convivir a relacionarse a comunicarse. Enseña a compartir experiencias, gustos y aficiones con los demás.

Realizar actividades en familia nos ayuda a afianzar vínculos y a favorecer la comunicación entre los distintos miembros de la misma, decidir entre todos qué queremos hacer implicando a los niños permite a éstos sentirse más autónomos en tanto en cuanto ven que su opinión es tenida en cuenta y también respetada por los demás, viendo así afianzada  su seguridad ya que se  sienten partícipes en la toma  de decisiones.

Unas pautas que nos pueden servir para aprovechar las oportunidades que nos brinda pasar el tiempo de ocio en familia son:

  1. No olvidar que los padres son un modelo para los hijos, de manera que aprenderán de ellos como aprovecharlo.
  2. Escuchar e interesarse por aquello que  les atrae y les gusta facilitará la búsqueda de actividades para realizar tanto en familia como de manera individual.
  3. Poner en común ideas y consensuarlas.
  4. Buscar actividades que permitan a los distintos miembros de la familia compartir tiempos y espacios.

Aprovechamos para felicitar a todas las entidades y profesionales que han colaborado en la elaboración del Manifiesto Alcohol y Menores, con él se inicia un proceso de concienciación social que a buen seguro acabará  con el objetivo de “cero consumo de alcohol en menores”.

Fuente: Manifiesto Alcohol y Menores

El miedo


Los miedos en general  suponen un fenómeno normal dentro del desarrollo evolutivo del niño.

El miedo es una emoción negativa que produce sensaciones desagradables pero que tiene un componente  adaptativo para la especie.Estas sensaciones que se viven como desagradables por parte del niño le van a permitir  apartarse de situaciones de peligro potencial (no acercarse a ciertos lugares, no tocar ciertas cosas etc.)Pero ¿qué  ocurre cuando ese  miedo no obedece a una causa real? entonces hablamos del miedo desadaptativo, en este caso lo que ocurre es que el miedo puede condicionar la vida del niño, no permitiéndole afrontar situaciones cotidianas como dormir solo, permanecer tranquilo en un lugar oscuro etc.

A lo largo del proceso evolutivo del niño se produce la preponderancia de un tipo u otro de miedo. Vamos a hacer un breve resumen de los mismos a través de las diferentes etapas del desarrollo.

Hasta los 3 años
Hay estudios que indican que  los bebés no comienzan a manifestar el sentimiento de miedo antes de los seis meses de vida. En este período es cuando el bebé puede manifestar miedo a los extraños así como puede surgir la ansiedad de separación de la figura de apego. En esta etapa también empiezan a surgir los primeros miedos relacionados con animales y ruidos fuertes.

De 3 a 6 años
En este período es cuando se produce la evolución de los miedos, se mantienen los de la etapa anterior pero se incrementan  estímulos como los imaginarios, monstruos, fantasmas, miedo a la oscuridad etc

De 6 a 11 años
El niño alcanza la capacidad de diferenciar las representaciones internas de la realidad objetiva. Los miedos serán ahora más realistas y específicos, desapareciendo los temores a seres imaginarios o del mundo fantástico.
Ahora predominarán los temores al daño físico, a no ser aceptado por sus iguales, a la separación de los padres.

Preadolescencia
Predominan las preocupaciones por las críticas, el fracaso, el rechazo por parte de sus iguales. Suelen también aparecer los miedos derivados del cambio de la propia imagen que al final de esta etapa empiezan a surgir.

Adolescencia
Se siguen manteniendo los temores de la etapa anterior pero surgen con mayor fuerza los relacionados con las relaciones interpersonales, el rendimiento personal, los logros académicos, deportivos, de reconocimiento por parte de los otros, etc.
Decaen los temores relacionados con el peligro, la muerte. La adolescencia es una etapa de “ruptura”  y  búsqueda de la propia identidad.

Algunas sencillas pautas para ayudar al niño a gestionar sus miedos:

  1. Mostrarnos tranquilos ante la situación  que al niño le produzca miedo o angustia.
  2. No forzarle ni obligarle a enfrentarse a aquello que teme.
  3. Evitar ridiculizarle delante de los demás.
  4. Evitar exponerle a ver imágenes que pueden ser violentas o generar miedo o terror.
  5. Realizar técnicas de relajación.
  6. Ante una situación en la  que detectemos que el miedo altera significativamente la vida del niño hay que consultar siempre con un médico o un especialista.

Fuente

Psicodiagnosis: Psicología infantil y juvenil por Sergi Banús Llort

Exámenes finales ¡qué estress!


Un año más llega el mes de Mayo y con él comienza la cuenta atrás para los tan temidos exámenes finales. Es verdad que se ha tenido todo un curso para ir progresando e ir organizando el tiempo y las tareas, pero también es verdad que en esta época se genera mucho nerviosismo y esto se nota mucho en casa, todos los miembros de la familia se ven contagiados de alguna manera por esta situación y es importante gestionarlo de manera eficaz si no queremos que la situación nos desborde.

La acumulación de tareas puede producir cierto nivel de ansiedad, sobretodo si no se organiza bien el tiempo de estudio, este trabajo ha de hacerse desde que comienza el curso, ello nos permitirá dedicar a cada tarea el tiempo necesario, aunque la realidad es que a veces no es así. Pero ¿cómo  podemos saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo?  ¿Qué podemos hacer para ayudar a los niños a ordenar su tiempo de estudio?

Angel Antonio Marcuello García, Jefe del Gabinete de Psicología de la Escuela de Especialidades Antonio de Escaño plantea la siguiente tabla en la que tenemos que puntuar de 1 a 5  lo que hacemos, no lo que pensamos que deberíamos hacer.

1.Estudio día a día, no sólo para los exámenes.
2. Procuro responder en clase y hacer los trabajos que me mandan, para que los exámenes no sean la única calificación.
3. Cuando llegan los exámenes sólo me tengo que limitar a repasar lo estudiado.
4. Los exámenes no me producen ningún miedo ni ansiedad.
5. La víspera de los exámenes me acuesto temprano y procuro ir descansado/a.
6. Quiero aprobar los exámenes, pero más aún, aprender.
7. Cuando me devuelven un examen corregido, analizo detenidamente dónde están los errores, para no volver a cometerlos.
8. Me gusta que los profesores/as pregunten los temas en clase y analicen los trabajos, calificándolos con frecuencia.
9. Cuando estudio, procuro aprender todas las cuestiones, no las selecciono pensando si van a caer o no en el examen.
10. Normalmente, después del examen me libero; sé que he hecho todo lo que podía hacer.

Suma las puntuaciones que te has otorgado:

  • Si tienes de 40 a 50 puntos, enhorabuena, trabajas correctamente y no debes tener ninguna dificultad para aprobar tus exámenes ni para superar el curso.
  • Si tienes de 30 a 40, bien, pero puedes mejorar tu forma de actuar y con ello tu rendimiento.
  • De 20 a 30, tendrás dificultades para superar las diversas materias; aprobarás algunos exámenes, pero no la mayoría.

Esta tabla nos puede ayudar a saber si estamos haciendo un buen trabajo o se puede mejorar.

Organizar las tareas y los tiempos de estudio, descansar y alimentarse adecuadamente, hacer ejercicio físico y sobretodo entender que preparar los exámenes es un trabajo que hay que hacer cada día, son las claves para preparar la recta final del curso  evitando así los nervios, la angustia y el estrés que se producen en esta época del curso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Educar en la resolución de conflictos


Si consultamos el diccionario de la Real Academia de la Lengua veremos que la palabra “conflicto” tiene varias acepciones, a saber:

  1. Combate, lucha, pelea.
  2. Enfrentamiento armado.
  3. Apuro, situación desgraciada y de difícil salida.
  4. Problema cuestión o materia de discusión.
  5. Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo capaces de generar angustia y trastornos neuróticos.
  6. Momento en el que la batalla es más dura y violenta.
  7. En las relaciones laborales el que enfrenta a los representantes de los trabajadores con los representantes de los empresario

El conflicto va unido a la naturaleza humana, nos acompaña allá dónde vamos, entre otras cosas porque lo llevamos en nuestro interior. Cuando hablamos de conflictos personales estamos haciendo referencia a los problemas o dificultades que una persona enfrenta consigo misma o con los demás en diferentes entornos: amigos, la familia, el trabajo etc.

Si atendemos a los problemas que una persona tiene consigo misma decimos que es un conflicto intrapersonal, hablamos entonces de  miedos, baja autoestima, inseguridad etc , por el contrario si éste se produce con más personas con las que no podemos llegar a un acuerdo hablamos entonces de un conflicto interpersonal, en este caso hacemos alusión a discusiones, malos entendidos, cabreos y enfados.

Una de las cosas importantes que nos ayudan como persona en nuestra relación con los demás y en nuestro bienestar personal es aprender a gestionar estas situaciones de confrontación, tanto con los demás como con nosotros mismos.

Partiremos  de una premisa, considerar el conflicto como una oportunidad, para conocernos mejor, para reconocer nuestros sentimientos y los de los demás, por tanto la propia gestión del conflicto tiene mucho que ver con el desarrollo de nuestra inteligencia emocional porque en situaciones de enfrentamiento las emociones están presentes y juegan un papel muy importante. Aparcarlas no sirve de nada porque tarde o temprano van a salir y a demandar su propio espacio.

Es en la familia donde aprendemos a interactuar con los demás y ésta no es ajena a discusiones y desavenencias. Aprender a abordar los conflictos de manera sana y productiva depende de cómo les ayudemos a nuestros hijos a desenvolverse con sus pequeñas discusiones y enfados. Pero ¿cómo lo podemos hacer? Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson en su libro “El cerebro del niño” proponen tres sencillos pasos:

  1. Mantener la calma y reconocer los sentimientos del niño.
  2. Escuchar lo que no se ve, esto es, estar atentos a la comunicación no verbal y enseñarle al niño cuáles son los mensajes que estamos enviando a través de nuestras posturas, gestos y tono de voz.
  3. Ayudarle a llevar a cabo actos que demuestran que ha tenido en cuenta los sentimientos del otro y que quiere encontrar la forma de reparar el daño que haya podido causar.

 

 

 

Fuente: El cerebro del niño

Daniel J. Siegel

Tina Payne Bryson

 

La importancia de poner normas y límites


Poner normas y límites a los niños es muy importante, las normas sirven para determinar la organización necesaria para el funcionamiento de la familia, el límite le indica al niño hasta donde puede llegar. El papel de los padres es el de establecer y aplicar unas normas claras, pertinentes y razonables.

Las normas y los límites sirven para:

  • Dar seguridad y sentimiento de protección a los niños.
  • Ayudar a configurar su escala de valores ya que van interiorizando lo que pueden hacer y lo que no.
  • Ayudar a conseguir una convivencia más organizada, promueven el sentido del respeto.
  • Ayudar a vivir en sociedad.
  • Permitir desarrollar la tolerancia a la frustración, es decir, el sentimiento que provoca el hecho de que no siempre las cosas son como uno quiere.

Por otra parte las normas deben tener unas características determinadas, es decir, deben ser:

  • Realistas.
  • Centradas en la conducta.
  • Claras.
  • Deben estar apoyadas por nuestra comunicación no verbal.
  • Explicarse por anticipado.
  • Especificarse cuál será la consecuencia de su incumplimiento.
  • Deben existir refuerzos.
  • Debemos mostrarnos tranquilos y seguros a la hora de explicar las normas, hay que tener en cuenta que los niños prueban hasta donde pueden llegar, por tanto debemos ser constantes y coherentes.
  • Proporcionadas. Tanto a la edad como a la madurez del niño.
  • De cumplimiento inmediato.

Con todo ello conseguiremos no solo organizar la vida familiar sino que los niños aprendan  la importancia que tiene cumplir las normas y asumir las consecuencias de su incumplimiento, a través de ellas enseñamos a ser responsables.

Es muy importante tener claro cuáles son nuestros objetivos, para qué queremos que hagan algo y en qué les beneficiará el hacerlo. Para poner las normas y límites podemos tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Flexibilidad,  se irán adaptando a la madurez del niño.
  • Debemos transmitir confianza y seguridad.
  • Hay que escucha antes de regañar.
  • Reconocer nuestros errores, disculparnos y explicar porqué nos equivocamos.
  • Acordar ambos padres la respuesta que se va a dar a los hijos.
  • Nunca desautorizar al otro.
  • No utilizar “lo que diga mamá” o “ya verás cuando venga tu padre”.

Poniendo normas y límites asentamos las bases para que los niños sean adultos responsables.

Iniciativa innovadora los Drones llegan a un colegio de educación especial


 

 

Iniciativa innovadora:

Trabajar con Drones en un centro de educación especial

 EQUIPOEDUCA y RPAWORKS desarrollan una actividad educativa en el CEE Francisco del Pozo en Madrid

  • Los Drones pueden ser una buena herramienta educativa
  • Estas pequeñas aeronaves ofrecen muchas posibilidades más allá de sus características tecnológicas.

 Madrid, 23 de Febrero de 2017. EQUIPOEDUCA, profesionales del Coaching, la Mediación Familiar, la Psicología y la Pedagogía, trabaja elaborando planes formativos para familias y centros escolares. El último proyecto en el que está inmerso se denomina Drones en el aula, tecnología e innovación”, y en él ha colaborado RPAWORKS, un equipo de pilotos profesionales que aportan sus conocimientos técnicos y tecnológicos en el desarrollo de la actividad.

Este programa formativo innovador permite utilizar los Drones como una herramienta educativa, ampliando así el ámbito de trabajo realizado por estas pequeñas aeronaves tripuladas remotamente que, desde su inclusión en el ámbito civil, están cada vez más presentes en nuestro día a día.

Es precisamente esa característica, el hecho de que la tripulación no esté a bordo de la aeronave, lo que permite realizar un trabajo cooperativo, ya que la actividad requiere una planificación y organización, así como trabajo en equipo, confianza, compañerismo, responsabilidad y respeto a las normas y los límites. Todos estos valores son fundamentales para el desarrollo personal, por lo que es importante que desde un punto de vista educativo se trabaje sobre ellos.

Pero los Drones no solo se pueden utilizar desde esta perspectiva, sino que, además, son una herramienta muy interesante para trabajar habilidades cognitivas como la concentración, el razonamiento espacial, la sincronización, el análisis de situaciones, el ingenio y la creatividad, así como la agilidad mental.

Tecnología, innovación, educación e integración. Todo ello es lo que subyace a la idea de llevar estas pequeñas aeronaves a los centros educativos. “Estamos en un momento de cambio y esto no es ajeno a los modelos educativos, escuchamos hablar de nuevas formas de aprendizaje, de cómo aplicar, por ejemplo, la gamificación o la teoría de las inteligencias múltiples que permite trabajar y aprender desde la cooperación, es por eso que utilizar los Drones en el aula supone ofrecer una visión diferente de los últimos avances tecnológicos, ya que en este caso se convierten en una herramienta útil y motivadora, tanto para los docentes como para los propios alumnos”, señala Gema Cantero, responsable de Formación de EQUIPOEDUCA.

Experiencia educativa en el CEE Francisco del Pozo

La experiencia educativa desarrollada por EQUIPOEDUCA y RPAWORKS en el Centro Educativo Especial Francisco del Pozo de Madrid el pasado 16 de febrero es un ejemplo de las múltiples posibilidades que ofrecen los Drones para trabajar en el aula, en este caso, con chicos y chicas que tienen unas necesidades especiales.

La iniciativa ha tenido gran aceptación por parte, tanto de la Dirección del Centro como de la Jefatura de Estudios y profesores que se implicaron activamente en la preparación de la actividad.  Para ello realizaron un trabajo previo en el aula mediante fichas de trabajo en las que se les explicaba a los alumnos qué es un Dron, las partes que lo componen, las normas de seguridad, etc. Como colofón se llevó a cabo un taller y una exhibición de vuelo.

En opinión de la Jefatura de Estudios, el resultado tan favorable de la actividad “ha sido consecuencia de la perfecta adaptación de la misma a las necesidades de los alumnos y alumnas participantes, ya que presentaban distintos tipos de discapacidad y en diferentes grados”. Desde el centro también han destacado que para los profesores “ha resultado muy llamativo el hecho de que el nivel de atención y concentración en el desarrollo de la actividad que mostraban los alumnos era bastante superior al que presentan en la práctica de otras actividades”.

Es evidente que estas pequeñas aeronaves han aterrizado en las aulas para quedarse, ofreciendo a los centros de educación especial una herramienta de trabajo que les permite innovar así como trabajar de una forma diferente y obteniendo unos óptimos resultados para los alumnos.

 

 

EQUIPOEDUCA

Entidad constituida por profesionales del Coaching, la Mediación Familiar, la Psicología y la Pedagogía, desarrollando consultoría y planes de formación centrándose en desarrollo integral de las personas. EquipoEduca trabaja en todas las facetas del individuo tanto en su entorno personal, familiar, educativo, laboral y social, desarrollando sus habilidades sociales y cognitivas.

RPAWORKS

Equipo de pilotos profesionales de RPAS que realizan actividades técnicas en las áreas de la fotogrametría, audiovisual y educación y que colaboran con Equipoeduca en la puesta en práctica de sus actividades educativas.

 

 

 

 

 

 

 

El valor de la responsabilidad


Todos sabemos que los valores son fundamentales para la educación de un niño, por eso este mes de Febrero lo vamos a dedicar a hablar de un  valor tan importante como es la responsabilidad.

Podemos decir que ser responsable significa hacernos cargo de nuestras decisiones y de las consecuencias derivadas de ellas pero si atendemos a un concepto más amplio vemos que la responsabilidad va unida a otros valores y conceptos como confianza, compromiso, esfuerzo, autonomía, seguridad.

Vamos ahora a ver cada uno de ellos:

  • Confianza. Se trata de que el niño confíe y crea en sí mismo, que es capaz de realizar las tareas que se le han pedido sin ayuda, y lo más importante, que si no lo consigue y se equivoca lo puede volver a intentar. Así estamos transmitiendo también la idea de que cometer errores forma parte del proceso de aprendizaje.
  • Compromiso. Significa que los niños  sepan asumir y cumplir obligaciones, siempre adaptadas a su edad  y capacidades.
  • Esfuerzo. Está ligado a la idea de que no basta con desear o querer algo sino que hay que trabajar para conseguirlo, de lo contrario entraremos en la dinámica de la exigencia y la inmediatez.
  • Autonomía. Tiene que ver con sentirse independiente, capaz de hacer las cosas por uno mismo, con lo que ayudamos a afianzar la autoestima en tanto en cuanto incide directamente en la imagen que tenemos de nosotros mismos.
  • Seguridad. Según se van asumiendo responsabilidades vamos también afianzando la seguridad y la sensación de ser capaces de valerse por sí mismos para conseguir hacer las cosas.
Ayudar a nuestros hijos a ser responsables pasa por ponerles unos límites claros y enseñarles  a asumir las consecuencias de su incumplimiento, conocer su madurez y nivel de desarrollo, así como sus capacidades nos permitirá también saber qué es lo que les podemos exigir de ellos en cada momento.
Dependiendo de la edad del niño vamos a ver algunos ejemplos de qué pueden hacer.
De 3 a 5 años

 

  • Recoger sus juguetes.
  • Ayudar a preparar su mochila.
  • Poner y quitar su plato y sus cubiertos de la mesa.
  • Llevar la ropa sucia al lugar indicado para ello.
  • Comer solos.
  • Vestirse.
  • Cepillarse los dientes, lavarse la cara y las manos.

De 6 a 12 años

  • Preparar  la mochila con todos los materiales que necesitan llevar al colegio.
  • Ordenar su habitación.
  • Hacer su cama.
  • Poner y quitar la mesa.
  • Hacer compras sencillas.
  • Venir solo/a al colegio.
  • Colaborar en la preparación de su maleta cuando se van de viaje.

A partir de 12 años

  • Doblar y recoger su ropa.
  • Cocinar comidas sencillas.
  • Hacer los deberes sin que nadie se lo diga.
  • Llevar las llaves de casa.
  • Anotar en la lista de la compra cosas que faltan.
  • Realizar compras.
  • Prepararse la maleta cuando se van de excursión, viaje, campamento.

 

Os animamos a trabajar con vuestros hijos haciéndolo desde el conocimiento real de sus necesidades y sus capacidades, de esta forma les estaréis  ayudando  y enseñando el valor de la responsabilidad.

Primer propósito del año: La paciencia


“Me estás haciendo perder los nervios”

“Estás acabando con mi paciencia”

“Esta situación me está consumiendo”

Todas estas frases nos resultan familiares porque son muy habituales, a todos nos pasa en algún momento del día que nos encontramos con algo o alguien que nos hace “perder la paciencia”, por eso este es nuestro propósito para el mes de Enero.

La primera pregunta que se me ocurre es ¿Porqué pasa? La pérdida de la paciencia tiene mucho que ver con el autocontrol, éste podría definirse como la capacidad consciente de regular los impulsos de manera voluntaria, con el objetivo de alcanzar un mayor equilibrio personal y relacional. Una persona con autocontrol puede manejar sus emociones y regular su comportamiento. Es muy importante conocer aquellas situaciones que nos hacen perder el control y con ello la paciencia para enfrentarnos a ellas desde otro lugar.

La pérdida de la paciencia lleva aparejada la aparición de emociones como  la rabia o la ira,  reconocerlas nos va a permitir  gestionarlas de un modo más eficaz. Si se lo que me pasa puedo también encontrar la solución más favorable. Conocerse a uno mismo significa escucharse, identificar los mensajes que nos enviamos a nosotros mismos, nuestros pensamientos van a condicionar nuestras emociones y por lo tanto también nuestras acciones.

¿Qué podemos hacer ante una situación que nos resulta irritante? ¿Es posible mantener la calma? Nada mejor como el autoconocimiento para saber qué trucos podemos utilizar para mantener la calma. Vamos a enumerar algunos de ellos.

  1. Respiración. Hacer respiraciones profundas nos ayuda a darnos ese pequeño tiempo necesario para tomar la decisión más adecuada ante la situación que se nos plantee, por otra parte nos permite controlar las emociones negativas como el enfado, la ira o la rabia.
  2. Tomarse un descanso, cambiar de actividad por unos minutos, salir de la escena que nos irrita durante un tiempo para luego volver hará que lo hagamos con la sensación de que no hemos perdido el control de la situación.
  3. Dedicarnos un tiempo a nosotros mismos durante el día, realizar alguna práctica de relajación o algo de ejercicio físico nos ayudará a mantener la calma, ya que nos sentiremos más tranquilos y relajados.
  4. Conocer nuestros límites y valorar nuestras expectativas de una manera realista. Esto hará que no nos desesperemos a la hora de tener que enfrentarnos a la realización de una actividad que nos pueda resultar difícil.

Vamos a comenzar por tanto el año entrenando nuestra paciencia, solo se trata de ponerse a practicar y veremos como pronto recogemos los frutos, en este caso los “frutos de la paciencia”.

 

 

 

Imagen de pixabay

 

 

 

 

 

 

Buenos propósitos


Todos los años por esta época me pregunto ¿ qué significa el llamado espíritu de la Navidad? normalmente en estos días nos comportamos de una manera afable con los demás, saludando y deseando felices fiestas a todos los que nos rodean. Incluso nos acordamos de personas con las que no hemos tenido relación a lo largo del año pero a las que hay que felicitar porque es como si de ello dependiera que estos días sean dichosos o no.

A mí me gustaría, y esto es una opinión personal, que ese llamado “espíritu” nos acompañara los 365 días del año, de esta manera todos los días tendríamos una sonrisa para los demás y una palabra amable.

Ni que decir tiene que junto al “espíritu” aparece una lista interminable de propósitos con la que pretendemos encarar el nuevo año. Desde aquí quiero hacer una lista con algunos de ellos ( por  aquello de dar ideas). La verdad es que la lista no la he elaborado yo, sino Silvino José Fritzen Diplomado en lenguas anglo -germánicas Máster en Tecnología Educativa y que fue miembro del  Consejo de Educación del Estado de Río de Janeiro.

El lo llama los 10 mandamientos de las relaciones humanas, pero pueden ser perfectamente 10 propósitos para cumplir este año.

  1. Hablar con los demás. No hay nada mejor que escuchar una palabra amable.
  2. Sonreir. Una sonrisa es la mejor tarjeta de presentación.
  3. Llamar a las personas por su nombre.
  4. Ser amigo. Para tenerlos hay que serlo.
  5. Ser cordial.
  6. Interesarse por los demás.
  7. Ser generoso en elogiar y cauteloso en criticar.
  8. Aprender a conectar con los sentimientos de los demás.
  9. Interesarse por la opinión de los demás.
  10. Ser servicial. Lo realmente importante en la vida es lo que hacemos por los demás.

Tal vez sea una buena idea añadir a nuestra lista de buenas intenciones alguno de estos 10 mandamientos probablemente nos hará sentirnos mejor y lo más importante nos podemos comprometer a cumplirlos durante todo el año.

En EquipoEduca nos hemos comprometido a cumplirlos todos y os animamos a que también lo hagáis.

¡Feliz Año Nuevo !

 

Imagen diseñada por freepik.com

Educando creativamente, con Álvaro Bilbao.


Taller de educación y paternidad creativa.

Cómo funciona la creatividad

(y cómo potenciarla)

Ayer estuvimos con Álvaro Bilbao en el colegio Ramón y Cajal en Madrid. Participando del taller de educación y paternidad creativa.

Adjunto link al prezi del taller de Álvaro Bilbao.

http://prezi.com/-sq0uopgbrsu/?utm_campaign=share&utm_medium=copy&rc=ex0share

 

Primera premisa ¿Qué es la inteligencia?

“Capacidad del ser humano para resolver problemas nuevos”.

Álvaro nos animó a conocer mejor como funciona nuestro cerebro, y nuestro pensamiento. Pues conocer los principios y fundamentos del desarrollo y funcionamiento del cerebro, nos ayudará a acompañar a nuestros hijos en su crecimiento y en que alcancen sus sueños.

“Alcanzar los sueños en la vida”.

 

Después de explicarnos con un dibujo las tres partes o divisiones del cerebro;

  • cerebro primitivo o reptiliano, donde reside el instinto de supervivencia; alimentación, protección, regulación de la temperatura, regulación del sueño, reproducción.
  • el cerebro mamífero o emocional, que básicamente tiene dos funciones; buscar el placer y repetir lo que nos gusta, o evitar situaciones desagradables.
  • y el propiamente llamado cerebro donde reside el razonamiento, la lógica, la cognición, psicomotricidad, … y la creatividad.

Primero se centró en el cerebro emocional y nos hizo una pregunta.

¿Qué relación mantenéis con vuestros hijos? ¿Búsqueda y cercanía, o evitar situaciones y estímulos desagradables?

Para mantener una relación cercana con nuestro hijos, Álvaro nos recomienda la comunicación resonante, no pedir información, ¿qué has hecho hoy en el cole? ¿qué tal el examen?… en su lugar realizar un proceso de compartir información. Contar nosotros primero; Hoy he comido macarrones, y he tenido dos reuniones en la oficina, …

“Cuando tú cuentas algo tuyo a los niños, conectan y comparten”

Y realizamos el primer ejercicio interactuando con los padres y profesores que teníamos cerca. Y experimentamos en primera persona la diferencia entre preguntar y compartir lo que nos apasiona. Un ejercicio muy agradable y que conecta con tu interlocutor.

“Conectar es una técnica eficaz”

Luego entramos en el tercer cerebro, donde reside la creatividad, no en un punto concreto, sino en un conjunto de conexiones y en un proceso que sigue el pensamiento hasta llegar a una idea nueva y diferente para resolver una cuestión o problema dado.

Sir Ken Robinson “Las escuelas matan la creatividad”

https://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg

Álvaro defiende que la escuela no mata la creatividad, aunque tampoco ayuda mucho. Pero si defiende que hace falta basarse en unos conocimientos previos que son los que adquirimos en la escuela.

En una encuesta y grafico de su presentación nos muestra como los niños pasan de 98% de creatividad en la etapa infantil al 14% de creatividad en la etapa secundaria.

¿Cómo preservar la creatividad?.

Álvaro nos propone:

  • Dejarles tiempo de observación
  • Tiempo para jugar con su imaginación
  • Usar el dibujo, material
  • es manipulables, disfraces, …
  • Una actitud creativa por parte de los padres
  • Establecer unos límites y control sobre la TV y las pantallas digitales.
  • Permitir que se aburran
  • Y un nuevo vocabulario;
    • menos “no, porque…” y “si, pero…”,  y más “Sí y además…”

“La creatividad es un proceso de corazón, es un proceso valiente”

En definitiva, que creamos en nosotros mismos, en nuestra creatividad, y que acompañemos a nuestros hijos facilitándoles entornos creativos para que imaginen y sueñen ellos y nosotros.

“Si quieres que tus hijos alcancen sus sueños…

dales tiempo libre para soñar”

 

Agradecimientos:

  • Muchas gracias Álvaro, por compartir tu tiempo y conocimiento con toques de humor, mucha paciencia e ilusión. Cómo me comentaste al final del taller estamos entrando en una nueva era, la era de la Educación.
  • Gracias Santiago Ramón y Cajal por su persistencia e intuición, al perseguir sus sueños, y ver e interpretar lo que otros no vieron. Gracias por abrir el camino y dar otro enfoque al estudio del cerebro, la neurociencia. “Las espinas dendríticas de Cajal”.

https://www.bbvaopenmind.com/el-nobel-que-ramon-y-cajal-nunca-recibio/

  • Gracias Leo por crear estos espacios de encuentro a través de Gestionando Hijos.
  • Gracias Belén y Roberto por ceder el teatro del colegio Ramón y Cajal.
  • Gracias a todos los presentes, padres, madres, profesores por preocuparos y ocuparos por ofrecer la mejor educación a los niños, y crear juntos una sociedad más comprometida, soñadora y feliz.

Mesa redonda sobre coaching educativo.


La Asociación Española de Coaching Educativo (AECOPE) y la Fundación Trilema han organizado una mesa redonda de expertos sobre coaching educativo, con la colaboración la Universidad Nebrija.

En el encuentro participaron:
• Carmen Pellicer: “Coaching educativo y evaluación de desempeño”.
• Roberto Luna: “Coaching educativo: experiencias desde la universidad”.
• Elsa Punset: “Pistas para educar entre todos”.
• Juan Carlos Cubeiro: “Coaching educativo y liderazgo de los centros”.
http://www.nebrija.com/medios/actualidadnebrija/events/mesa-redonda-coaching-educativo/

Comenzó la mesa redonda de AECOPE con el agradecimiento a los presentes, invitados y organizadores del encuentro.

Carmen Pellicer rompió el hielo, no haciendo una definición del Coaching Pedagógico y Educativo sino, haciendo una comparación con el futbol; “hay distintas formas de educar: cómo árbitros o cómo entrenador”. Cómo árbitro tomando nota de lo que ocurre en el campo, interviniendo en el partido sólo para amonestar, indicando los tiempos de juego y cambios de jugadores, e incluso apartándose para no interferir en el juego, o cómo entrenador implicándose en el mejor juego de los jugadores en el campo y practicando con ellos en los entrenamientos, y llegó más allá, “¿Cuándo un equipo pierde muchos partidos a quien se culpa, al entrenador o a los jugadores?”

Juan Carlos Cubero aprovechó este símil para resaltar la importancia del líder, “es cuestión de liderazgo y liderazgo en cuestión”. Resaltó que es el liderazgo el que marca la diferencia e hizo referencia a la formidable gestión que se estaba realizando en un equipo de gestión administrativa en Alicante “Tenemos mucho que aprender de SUMA, lo importante no es lo que se hace, sino cómo lo hace, desde la excelencia y el humanismo”. http://jccubeirojc.blogspot.com.es/2016/10/se-el-cambio-que-deseas-ver.html
Nos dio muchas cifras sobre gestión y liderazgo como que el 40% de los jefes son “tóxicos” y que sólo 1 de cada 6 líderes son auténticos. El caso es que hay mucho trabajo en este campo, ya que ser líder es una lección de humildad, de estar en continuo aprendizaje, práctica y entrega. Y concluyó diciendo que “un líder no nace, ni se hace, si él no quiere”.

Cuestión de liderazgo, estar en eterno aprendizaje, adaptabilidad al individuo y al colectivo, vivir en primera persona la transformación, hacer equipo, sacar lo mejor de los demás, … son herramientas que podemos aprender del Coaching para importar a la Educación, lo realmente enriquecedor e interesante es aprender de estos otros campos como es el coach, yel mentoring para aplicarlos a la Educación y mejorarla.

Para Elsa Punset el punto de partida es “entender que somos”. Durante muchos años hemos aprendido a vivir en lo físico, lo racional, es el momento de vivir y entender lo emocional. Y quedó evidente, tras presentarnos diversos estudios realizados con padres de niños pequeños, la poca información y formación que tenemos en general respecto a las emociones, tanto desde la percepción hasta la propia gestión de las mismas.
También compartió con nosotros “la llave de la libertad”, que para ella es la constatación de que la inteligencia, en todos sus niveles racional y emocional, se puede entrenar.
En el PowerPoint de su presentación también destacó la revolución de las nuevas tecnologías y el impacto directo en los nativos digitales, que viven en un entorno con más información, más medios, más flexibilidad y más conexiones.
Todos estos cambios, nuevos avances y conocimientos se tienen que tener presentes, y poner al servicio de la educación y los docentes ya que debemos pensar en un desarrollo integro tanto en terreno físico, cognitivo y como emocional.

Roberto Luna afirmó que “el coaching no es una moda” y ha evolucionado en la empresa desde los departamentos de RRHH, a alta dirección, a áreas funcionales, a ventas llegando a autónomos y emprendedores. Se ha corrido la voz de que funciona y que se produce una mejora individual y transformadora. También nos advierte de que es una herramienta muy poderosa y que hay que saberla usas. Y de aquí surge el debate de “Lideres Buenos” y “Lideres Malos o dañinos” con la participación de varios asistentes, y llegando a la conclusión de que “ser bueno no es una condición, es una elección” todos tenemos nuestra cara y cruz, y depende de nosotros elegir qué cara queremos vivir.

La educación impacta directamente en la sociedad, en este tipo de elecciones y culturas, y no es sólo cuestión de talento, el talento existe, y mucho, pero lo que aporta el Coaching Pedagógico y Educativo es cómo desarrollarlo.

La magia de las preguntas


Ya hemos hablado en otras ocasiones de lo importante que es la comunicación , que a través de los mensajes que enviamos a nuestros hijos podemos ayudarles a desarrollar la empatía, a reforzar su autoestima, así como motivarlos. Pero hay veces que la comunicación con ellos se hace difícil y no sabemos qué hacer. Vemos como el silencio es su respuesta y como no nos hace partícipe de aquello que le pasa en su día a día y mucho menos de cómo se siente.

Utilizar las preguntas como herramientas para comunicarnos con ellos puede ser útil para conseguir que el niño confíe en nosotros, se sienta seguro y nos cuente como se siente y qué es lo que piensa.

Pero ¿Cómo preguntar para mejorar la comunicación con él? ¿Qué preguntas podemos hacer?

La escritora Jamie Harrington elaboró 4 preguntas que debes hacer a tu hijo todos los días, son preguntas abiertas que no se pueden responder con un sí o un no, de esta manera estás animando  al niño a contar o describir lo que le ha pasado. Podemos decir que ahí radica la magia de la comunicación, saber preguntar es todo un arte pero se puede aprender.

¿Qué tal ha estado tu día? Puede pasar que ante esta pregunta el niño responda “bien” o “mal” debemos saber que para que el niño nos cuente necesita confiar en nosotros y por tanto es importante determinar cual es el modelo de comunicación que queremos. Si nosotros le hacemos partícipe también de nuestro día a día, de como nos hemos sentido, para él será también más fácil contarnos qué tal le ha ido el día.

  1. ¿Qué tal  con tus amigos? Es bueno interesarnos por sus relaciones, ayudarle en sus pequeños conflictos para que deposite en nosotros su confianza y de esta manera percibirá como algo normal nuestro interés por sus relaciones.
  2. ¿Hoy te pasó algo bueno? Tenemos mucha tendencia a quedarnos con aquellas cosas desagradables que nos pasan durante el día, hay que intentar destacar aquello bueno y positivo que seguro que también ha ocurrido, de esta forma estamos enseñando al niño a entender que a lo largo del día nos pueden pasar todo tipo de cosas y no a seleccionar solo aquello que nos incomodó o nos desagradó.
  3. ¿Necesitas mi ayuda? También forma parte de nuestro aprendizaje el aprender a pedir ayuda, para ello se puede empezar ayudando al niño en cosas pequeñas, esto no significa que haya que hacer las cosas por él, simplemente que perciba que en momentos que para él pueden resultar difíciles nosotros estamos ahí.

En definitiva, conseguir la confianza de nuestro hijo no es labor de un solo día, debemos elegir cual es el modelo de comunicación que queremos establecer con él, no debemos olvidar en este punto la parte emocional así como la comunicación no verbal, decirle  que le quieres, respetar sus silencios, sus ritmos de aprendizaje y sus tiempos hará que se vaya construyendo la comunicación con él sobre una base sólida para que de este modo confíe en nosotros y nos cuente.

Fuente vospitaj.com

 

 

Amor de madre


El amor del que tanto se ha hablado, del que tanto se ha escrito, es para el ser humano mucho más importante de lo que a simple  vista podría parecer, yo diría que es determinante para el desarrollo emocional y personal.

Lo que seamos de adultos dependerá en gran medida del amor y el cariño  que  hayamos recibido de niños.

Siempre ha existido mucha curiosidad e  interés por parte de la comunidad científica por estudiar cuales son los efectos que el amor y el cariño recibidos de niño producen en el desarrollo del ser humano.

En la década de los 50 el psicoanalista inglés John Bowlby elaboró un informe para la OMS en el que recogía la importancia que tenían los cuidados maternos para la salud mental infantil, fue a la luz de estos estudios cuando Bolwby desarrolló su “Teoría del apego”.

El apego es el vínculo emocional que desarrolla el niño con sus padres (o cuidadores) y que le proporciona la seguridad emocional indispensable para un buen desarrollo de la personalidad, el bebé necesita sentir el contacto , los cuidados y el afecto de aquellos con quien interactúa.

Esto le hará sentirse seguro y querrá seguir explorando todo aquello que le rodea.

Hoy en día la neurociencia nos muestra lo importantes que son los cuidados maternos a la hora de moldear el cerebro del bebé, ya que se crean conexiones neuronales que van a ser determinantes a la hora de relacionarse con los demás, así como en la manera en la que percibe el mundo que le rodea.

La conducta y los cuidados de la madre son así fundamentales para el desarrollo emocional del bebé, ya que va programando las conexiones entre neuronas. El bebé recibe esta información cuando su madre lo acaricia, lo besa, le sonríe, llora etc .

Si las experiencias del bebé son de cuidado y amor las conexiones que se constituirán serán de seguridad, con esta percepción el niño se sentirá incentivado a explorar e irá configurando así su personalidad sobre una base de confianza y autoestima.

 

 

 

¡Vuelta al cole! ¡Vuelta a la rutina!


Para gran parte de las familias, durante el mes de septiembre se presenta un gran reto: volver a la rutina.

Las familias generalmente vivimos el verano prácticamente sin horarios establecidos.
Ahora, coger el ritmo y acostumbrarnos a los madrugones, puede ser tarea ardua para los todos los miembros de la familia.

El inicio del curso escolar requiere regresar a la vida con rutinas de horarios, comidas y sueño.

A veces los padres nos preocupamos por si será posible que los niños se adapten sin problemas de nuevo a esta rutina. La realidad es que sí, aunque no todos los menores lo hacen de la misma forma, a unos les cuesta más que a otros, pero con un poco de ayuda y algunas estrategias conseguirán incorporarse a su vida escolar sin dificultad.

Aprovechando que durante la primera semana de septiembre los niños no tienen colegio se puede utilizar estos días para ir poco a poco introduciéndoles en la rutina escolar. Podemos comenzar con los horarios de comidas y cenas, también con la hora del baño, y si los padres nos sentimos con ganas, proponerles a los niños alguna actividad que le permita estar tranquilos y concentrados por unos minutos.

 

Es importante ser muy positivo y vivir en familia estos momentos con ilusión y entusiasmo.

 

Algunos consejos para que la “vuelta al cole” sea un proceso de adaptación hacia la nueva rutina:

• Antes del inicio de las clases conviene retomar las rutinas y hábitos propios del horario escolar para que el cambio no sea tan brusco. Antes de acabar el verano es muy interesante volver mínimamente a las rutinas del horario escolar. Retomar los hábitos de horarios, comidas y sueño para que la vuelta al cole no sea tan brusca.

• Es importante preparar y motivar al niño antes comentándole qué horarios, compañeros y actividades se encontrará.

La actitud positiva de los padres es básica, por lo que no deben transmitirse sentimientos de pereza o negatividad ante la vuelta a la rutina. Ser positivo y hablar al niño sobre lo fantástico que será el reencuentro con los compañeros y amigos, las cosas nuevas que va a aprender, las excursiones. Recordar los buenos momentos del curso anterior puede ser de gran ayuda.

• Muy importante escuchar al niño en todas sus preocupaciones e inquietudes. No se deben menospreciar los sentimientos del niño y se deben responder con sinceridad a todas sus preguntas. Nos debemos interesar por los temores del niño y darle toda la confianza y el apoyo posible. Para él, la vuelta al colegio, es un reto. ¡Y para nosotros también!

• Prepara todo el material escolar junto con el niño: forrar los libros e identifícalos con el nombre, preparar el estuche, el uniforme… Es aconsejable hacer partícipe al niño en los preparativos por ejemplo que elija la mochila y el estuche que quiera llevar a la escuela.

• También es el momento de instaurar o recuperar hábitos saludables como un desayuno completo que les ayude cada día a comenzar con energía la jornada escolar.

 

Animo, afrontemos la vuelta al cole con actitud positiva e ilusión 😉

Neurociencia para padres.


«Educar implica más que nunca informarse, saber, conocer y observar. Nuestro deber como padres es el de educar a nuestros hijos para que sean la mejor versión de sí mismos. Entonces, si está demostrado que niños y adolescentes aprenden mucho más fácilmente cuando los padres tienen un puñado de conocimientos fáciles de recordar sobre cómo funciona el cerebro… ¿Por qué no aprovechar todo lo que se sabe del mismo?», se pregunta la pedagoga Nora Rodríguez, autora de «Neuroeducación para padres» (Ediciones B)

Es cierto que no hay recetas mágicas, y que cada familia y entorno en el que se desarrolla un niño es diferente, así cada niño no sólo tendrá un diseño del cerebro diferente, tal como nos explica la Neurociencia, sino que también aprenderá a partir de sus propios experiencias y recursos.

Por esto último, la familia, los padres tienen un papel crucial y protagonista en la educación de sus hijos, como padres estaría bien aprovechando los increíbles avances y descubrimientos que poco a poco aporta la ciencia.

No podemos dejar la educación de los niños solo en manos de los colegios, sobre todo si somos conscientes de que los colegios aún no logran adaptarse al cambio educativo y social actual.

La Neurociencia nos da muchas pistas para ayudar a los hijos en sus periodos de aprendizaje.

Existen muchas lecturas para los padres donde se explican con un vocabulario sencillo los últimos hallazgos relacionados con la Neurociencia y qué relación tienen en el desarrollo evolutivo e integral de los niños, por ejemplo, El cerebro del niño explicado a los padres del Neuropsicólogo Álvaro Bilbao, o Cuida tu cerebro del mismo autor que se centra en el poder del afecto para combatir los miedos y fortalecer la autoestima, y de los efectos no positivos del sobreproteccionismo que algunos padres, en su buen entender, ejercen en sus hijos. También da mucha importancia al ejercicio físico, el sueño y la nutrición para el cerebro, y como no de la gestión emocional y las relaciones sociales.

Hay otro libros como El cerebro adolescente de la Neurocientífica Frances E. Jensen, que además de tratar un periodo muy concreto del desarrollo, la adolescencia, tiene un lenguaje un poco más técnico. Igualmente es una lectura que da respuesta a ¿qué le pasa a los adolescentes en la cabeza?, y claro, aporta más tranquilidad y entendimiento a los padres para afrontar dicha etapa. Al fin y al cabo el adolescente se trata de una persona joven sensible y adaptable, que se está preparando para la complicada tarea de alejarse del hogar, y enfrentándose con más adaptabilidad al mundo social que le espera. ¿Por qué no valorar las cualidades propias de la adolescencia más que considerarles un problema? La adolescencia es una gran oportunidad.

En estas y otras lecturas de Neurociencia y de Neuroeducación los padres y docentes descubren que pueden hacer mucho por el desarrollo evolutivo; cognitivo, conductual y emocional de los niños.

Cada vez que la madre le habla a su bebé, cuando atiende sus necesidades, cada vez que le sonríe, le mira a los ojos, lo acuna, lo protege,… diminutas ráfagas de electricidad se disparan en el cerebro del hijo, espoleadas por el flujo de experiencias sensoriales. Esto demuestra que la madre colabora y modela activamente el cerebro de su hijo. Igualmente un docente que no solo explica una materia, sino que promueve la búsqueda activa de preguntas y respuestas, que ayuda al alumno para que experimente sobre lo explicado, llegando así a una percepción total y asimilación de los contenidos por parte del cerebro.

En definitiva, conocer cómo funciona el cerebro, cómo es el proceso de aprendizaje en el mismo, así como ofrecer estímulos y poner al alcance de los niños y adolescentes experiencias y problemas cotidianos de modo que les ayude a percibir sus capacidades naturales, van a permitirles sentirse satisfechos y exitosos pero, fundamentalmente, plenos interiormente.

Un nuevo horizonte: Michelle Obama apela a cambiar “corazones y mentes” en su visita a Madrid


Michelle Obama ha venido estos días a España y lo ha hecho reivindicativa y feminista, convirtiéndose en la voz que necesitamos y reclamamos muchas de nosotras. La primera dama de Estados Unidos ha remarcado en su discurso lo difícil que es para las mujeres conciliar familia y trabajo, y que es necesario establecer nuevas medidas y facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral.

‘Cuando un hombre llega a casa después de trabajar y cambia el pañal de su hijo es un héroe. A una mujer que hace lo mismo nadie le dice nada Cuando un hombre trabaja muchas horas fuera de casa está bien considerado. Una mujer que hace lo mismo es una ambiciosa y no cuida de su familia’, manifestó Michelle Obama, en una de las muchas declaraciones feministas que hizo a lo largo de la charla.

El proyecto solidario de los Obama: ‘Let Girls Learn’

Michelle Obama está en España para concienciar a la sociedad de ‘Let Girls Learn’ (Dejen que las chicas aprendan). Esta iniciativa solidaria impulsada por Michelle y Barack Obama busca concienciar a la sociedad de la necesidad y la importancia que tiene la escolarización de las adolescentes en todos el mundo.

 

La importancia de cambiar ‘Corazones y mentes’

Tremendamente emotivo ha sido el discurso de Michelle Obama. La abogada de 52 años  ha apelado a la necesidad de cambiar ‘corazones y mentes’ para influir y conseguir nuevos retos, como la escolarización infantil o la conciliación familiar y laboral.

Por otro lado, la primera dama estadounidense ha remarcado la importancia de cada individuo para cambiar ‘corazones y mentes’ e influir en la sociedad. Ante un público entregado, Michelle Obama ha instado emocionada a que los presentes tomaran conciencia de la capacidad de influencia que tienen gracias a las redes sociales.

‘Usad (las redes sociales) para concienciar sobre Let Girls Learn. Vosotras también tenéis el poder. Usad vuestros smartphones’, declaró emocionada Michelle Obama.

Fuera estereotipos del siglo pasado

Michelle Obama se ha referido a la necesidad de romper estereotipos que abren brechas en la sociedad. “Si tenéis hijos, dejadles que lloren. Y si tenéis hijas, apuntadlas a un club de fútbol y decidles que no pasa nada porque sean un poco autoritarias”, manifestó Michelle Obama mientras los presentes aplaudían sus palabras.

¡Bravo, Michelle!

 

 

blog Bbess by Baby

Vídeo del discurso Michelle Obama en Madrid

Noticias en El PaísEl Mundo y El Periódico.

¡Vacaciones!


Llega el verano y con él la misma pregunta de todos los años, ¿qué hacemos con los niños? Los padres tienen muchas ofertas donde elegir pero la que más triunfa es la de los campamentos de verano, ya sea en su modalidad de campamento urbano ( los niños tienen actividades en horario de mañana y vuelven a casa después de comer) o aquellos en los que los niños viajan a un destino plagado de actividades que comparten con otros niños de su edad y que les permite separarse por unos días del núcleo familiar.

Por otra parte las actividades que se ofertan son muy variadas, los hay centrados en actividades artísticas, deportivas, tecnológicas etc. Normalmente se cuenta con los niños para decidir qué tipo de actividades prefieren, brindándoles así la posibilidad de aprender y divertirse así como de vivir experiencias únicas y desfrutar de una nueva experiencia.

Pero ¿ qué beneficios reporta a los niños este tipo de actividad? El objetivo de los campamentos es que los niños aprendan, se diviertan y lleven toda la experiencia adquirida a su vida cotidiana. Durante los 5, 7, 15 o más días que un niño esté en un campamento, tendrá la oportunidad de aprender a:

  1. Socializar. Al estar en un entorno lúdico con más niños y compartiendo actividades aprender a crear vínculos y a interactuar con los demás.
  2. Integrarse. Hay que participar en las actividades y normalmente éstas tienden a la integración de los miembros del grupo.
  3. Convivir. Existen normas de convivencia que hay que respetar, hay que cumplir horarios y las tareas que les asignen.
  4. Compartir. Se comparten los espacios y actividades, favoreciendo el clima de solidaridad.
  5. Trabajar en equipo.
  6. Responsabilizarse. No están los padres, tienen que cumplir las normas y las consecuencias del incumplimiento.
  7. Ser autónomo. Papá y mamá no están para hacerme las cosas, las tengo que hacer yo mismo.

Los campamentos infantiles también permiten que los padres puedan estar solos por unos días, libres de las innumerables obligaciones diarias con los hijos. Estar unos días alejados, padres e hijos, también suele ser favorable para la relación. Los niños aprenderán a dar más valor a lo que tienen (en todos los sentidos) y los padres descansarán y renovarán sus energías.

Independientemente de la opción que los padres elijan las vacaciones son un tiempo para hacer cosas nuevas,disfrutar con la familia y los amigos y recargar la energía necesaria para la vuelta al cole.

Todo lo aprendido se puede desaprender y modificar.


Ejercer como padres no es tarea fácil, la tarea de educar va mucho más allá de proporcionarles alimento y sustento sino que incluye también el apoyo y respeto que facilite el desarrollo del menor, el establecimiento de normas y disciplina, enseñar hábitos, transmitir valores, fomentar su autonomía, etc.

Todos los padres quieren lo mejor para sus hijos e intentan educarlos de la mejor manera posible, sin embargo, hay situaciones del día a día que hacen más complicada esta labor, como puede ser la falta de tiempo, el cansancio, estar preocupados por algo, el exceso de trabajo, etc, todo esto hace que no se actué de la manera más correcta para la buena educación de los hijos.

Los padres tienen una gran influencia en el comportamiento de los hijos, este comportamiento es aprendido y viene influenciado por la educación que recibieron de sus padres, pero todo lo que es aprendido se puede desaprender y modificarse.

Pero ojo con los siguientes puntos a la hora de educar a los hijos.

  1. La inconsistencia. Esto significa falta de estabilidad y coherencia en las estrategias utilizadas por parte de los padres a la hora de educar a los hijos.Los padres inconsistentes modifican de manera impredecible y arbitraria las normas, las reglas y la disciplina en diferentes momentos, las consecuencias aplicadas por la infracción de la norma son diferentes cada vez. Si mandamos a nuestro hijo a la cama y este nos pregunta si puede quedarse un rato más y le decimos que no, el niño puede no aceptar la negativa. Si el niño vuelve a preguntar y presiona un poco para quedarse y finalmente le decimos que si, el niño aprende que lo único que debe hacer es seguir insistiendo y de esta forma, eventualmente, el no se convertirá en un sí. Además suele ocurrir que padre y madre actúan de forma contradictoria respecto a las normas puestas por ellos y a las consecuencias pactadas por el no cumplimiento de estas normas.
  2. Excesiva permisividad. Como pauta educativa, ejercer poco control en la conducta de sus hijos, no tener unas reglas claras y aceptar el comportamiento de los hijos hagan lo que hagan para que sean felices y no sufran, puede acarrear muchos problemas en los hijos.Los menores necesitan un ambiente estructurado con normas que les ayude a saber cómo deben comportarse, necesitan supervisión y control para sentirse seguros. La permisividad excesiva puede generar sentimientos de confusión y ansiedad en los menores que dificulta su desarrollo y autonomía.
  3.  La rigidez. La falta de flexibilidad provoca que los padres tengan un repertorio muy limitado de estrategias educativas, pase lo que pase siempre actúan de la misma manera, no importa lo que haya hecho el niño y no hay lugar para el dialogo, “es así porque lo digo yo”.Los padres que son muy rígidos no son capaces de tener en cuenta los factores contextuales en los que tiene lugar la conducta del menor, de utilizar el razonamiento o de ajustar la intensidad de la disciplina en función de la gravedad del comportamiento. Esto provoca que nuestros hijos se conviertan en personas inseguras, con baja autoestima y con poca iniciativa pues esperan que le digan lo que tiene que hacer.

Nadie nos enseña a ser padres, es algo que se va aprendiendo a medida que nos vamos enfrentando a las diferentes situaciones.

Por ello parece evidente que los padres necesitan informarse y formarse. Parece ser el modo más eficaz de enfrentarse a la paternidad.

Educar a nuestros hijos requiere un equilibrio que les permita pasar de la dependencia cuando son pequeños a la autonomía conforme van creciendo, potenciando de esta manera el desarrollo físico, psicológico y social de niños y adolescentes.

 

¡Animo! Merece la pena dedicar tiempo a la formación educativa.

 

 

 

 

Fuente: MásFamilia, psicóloga Rocío Navarro, autora del blog Psicolari, psicología integral.

 

 

Compromiso


La palabra compromiso significa contraer una obligación, cuando alguien decide comprometerse con algo o con alguien es porque existe un vínculo, para crearlo es necesario en mayor o menor medida que exista una sensación de pertenencia, en el caso de la empresa el sentirse parte de un proyecto, el verse reconocido en su esfuerzo y en su trabajo. Los seres humanos necesitamos una motivación, necesitamos sentir que hay algo que nos conduce a ponernos metas y a tratar de conseguirlas.

El psicólogo  Abraam Maslow,   introdujo por primera vez el concepto de la Pirámide de Maslow en su artículo “A Theory of Human Motivation” en 1943 y en su libro “Motivation and Personality” en ella establece una jerarquía de las necesidades humanas de modo que según se van satisfaciendo aquellas que son más básicas los seres humanos van desarrollando necesidades y deseos más elevados, aquello que les motiva  va cambiando a medida que van teniendo sus necesidades satisfechas La Pirámide de Maslow tiene 5 niveles éstos serían:

Necesidades fisiológicas

Necesidades de seguridad

Necesidades de afiliación

Necesidades de reconocimiento

Necesidades de autorrealización

El ser humano necesita satisfacer primero sus necesidades básicas para después ir avanzando en sus motivaciones, como vemos entre ellas se encuentra  el reconocimiento de los demás, de aquello que hace, la valoración de su esfuerzo y  su trabajo, pero parece que a veces se olvida. Un empleado recibe una retribución económica que por supuesto es importante y motivadora, pero existe otra retribución , la emocional que es la que determinará si se siente más comprometido o menos con su empresa, porque compromiso va unido a sentirse parte de un equipo de trabajo, de un proyecto, en definitiva, conocer a los empleados, saber cuales son sus necesidades reconocerles su esfuerzo y valorar su trabajo es la mejor manera de asegurar su compromiso con la empresa.