¿Deberes en verano?


Esta es la propuesta de algunos profesores para las vacaciones de verano

Compartimos dos listas de deberes un poco peculiares.

En primer lugar os presentamos a Cesare Cata, un profesor italiano de secundaria, que colgó en Facebook para sus alumnos una lista de deberes para el verano.

Adjuntamos esta lista, traducida al español. Como puedes comprobar no aparecen los clásicos deberes como reforzar la gramática, ni las ecuaciones. 

1. Por la mañana, cuando vayas caminando por la playa fíjate en el reflejo del sol en el agua, piensa en lo que más te guste en la vida y siéntete feliz.

2. Intenta usar todos los nuevos términos aprendidos este año: cuantas más cosas digas, más cosas puedas imaginar y más cosas puedas pensar, más libre te sentirás.

3. Lee todo lo que puedas. Pero no porque tienes que hacerlo. Lee porque el verano inspira sueños y aventuras y leyendo te sentirás como las golondrinas al vuelo. Lee porque es la mejor forma de rebelión que tienes. (Si queréis una lectura sugerida, preguntadme).

4. Evita todas las cosas, situaciones y personas que te influyan negativamente: Busca las situaciones y la buena compañía de los amigos que te enriquezcan, que te entiendan y que te aprecien por lo que eres.

5. Si te sientes triste o asustado, no te preocupes: el verano, como todas las cosas maravillosas, nos puede dar algún que otro problema. Intenta escribir un diario donde plasmes tus sentimientos (en septiembre, si te apetece, lo leemos juntos).

6. Baila. Quítate la vergüenza. En la pista de baile o en tu habitación. El verano es un festival y sería absurdo no formar parte de él.

7. Al menos una vez en tu vida tienes que ver el amanecer de un nuevo día. Permanece en silencio y respira. Cierra los ojos y siéntete agradecido.

8. Haz un montón de deporte

9. Si encuentras a una persona que te gusta mucho, díselo con total sinceridad. No importa si él/ella termina por no entenderte. Si no lo hace es que él/ella no iba a formar parte de tu destino. De lo contrario, será la gran oportunidad para caminar juntos. (Si esto sale mal, vuelve al paso 8).

10. Recuerda los apuntes de nuestras clases.

11. Sé alegre como el sol e indomable como el mar.

12. No digas palabras mal sonantes y sé siempre educado y amable.

13. Si vas a ver películas, hazlo en versión original para mejorar tus habilidades lingüísticas y tu capacidad de soñar. No dejes que la película acabe con los créditos; re-vívela mientras dure el verano.

14. Durante el día o en la noche, sueña en cómo puede y debe ser tu vida. Mientras dure el verano, reúne toda la fuerza que necesites para no renunciar a eso que quieres y haz todo lo posible para perseguir ese sueño.

15. Sé bueno. 

 

Y no es el único profesor que propone una lista de deberes diferente

 

Manolo, un profesor andaluz de 3º de Educación Primaria, también ha confeccionado su lista de deberes para sus alumnos, donde tienen que ver una película en familia, reír hasta que duelan las mejillas, recoger conchas en la playa o escribir y mandar una postal.

La larga lista de tareas fue compartida en redes sociales por María Carmona, la madre de uno de los alumnos de este profesor.

En la foto se puede ver el listado completo, aunque el profesor recomienda cumplir al menos la mitad.

¿Qué te parecen estos deberes que invitan a los niños a vivir, experimentar y disfrutar del verano?

 Déjanos un comentario con tu opinión.

Fuente: ser padres

Viajar con niños


Ahora que llega la Semana Santa seguro que tenéis pensado hacer alguna escapada para poder disfrutar en familia de unos días de vacaciones. Viajar con niños, sobre todo si son muy pequeños requiere una buena planificación, por eso os queremos dar algunas ideas.

Me  voy a centrar en los desplazamientos en coche porque aunque tienen sus ventajas como  puede ser evitar los interminables tiempos de espera de los aeropuertos, o  permitir que vayamos  “a nuestro aire” también tiene algún  inconveniente ya que los niños deben ir sujetos en un espacio reducido que no les permite moverse. Esto hace que tengamos que pensar  no solo en las cosas que nos vamos a llevar sino también en  qué podemos hacer durante el trayecto para que nuestro viaje no se convierta en una auténtica pesadilla.

Planificando la ruta

Hoy disponemos de herramientas que nos permiten organizar nuestro viaje, calcular el tiempo, la distancia, los lugares por los que vamos a pasar y conocer qué nos pueden ofrecer. De este modo si encontramos un lugar en nuestro camino en el que hay un espacio de interés podemos incluirlo en nuestro plan de viaje y hacer una parada para disfrutar de él.

Organizando el viaje

  1. Es importante que equipemos el coche con todo lo necesario para hacer que el niño se sienta lo más cómodo posible y llevar todo lo que creemos que nos puede hacer falta a lo largo del viaje por ejemplo agua, un cambio de ropa, útiles de aseo.
  2. Hay que vestir a los niños con ropa cómoda con la que no se sientan oprimidos. Dejarles algo de movilidad les ayudará a permanecer quietos, también es importante, sobre todo en verano que las prendas sean de algodón ya que transpira mejor.
  3. También hay que prever posibles mareos ya que esto nos puede dificultar mucho el viaje. Si sabemos que el niño se marea tendremos que tomar medidas antes de iniciar el viaje para no tener un desagradable imprevisto. Es conveniente aun así llevar bolsas y ropa de recambio porque a veces sucede que el niño se siente mal y no podemos parar.
  4. Hacer paradas para bajar del coche ayuda a los niños a distraerse durante un rato. Una buena opción es llevar por ejemplo algún balón o pelota que  permita a los niños cuando lleguen a la zona que hayáis elegido para hacer la parada de descanso correr un poco y moverse. Para ello tenéis que conocer bien la ruta que vais a seguir y si podéis encontrar zonas que permitan poder hacerlo.
  1. Resulta útil el hacer partícipes a los niños del viaje, en este caso nos referimos a niños más mayores con los que podemos incluso diseñar el itinerario por el que va a discurrir nuestro viaje.

Desde EquipoEduca queremos que estas vacaciones sean divertidas y de disfrute en familia, para ello os ofrecemos un cuadernillo de viaje en el que, podéis encontrar numerosos juegos para entretener a los niños.

Para ello solo tenéis que pinchar aquí.

Con todos estos consejos y recomendaciones solo nos queda desearos un ¡Feliz viaje! Y unas ¡Felices vacaciones!

 

¡Felicidades papá!


El día 19 de Marzo es el dedicado a la figura del padre, tradicionalmente los niños hacen un regalo a papá para reconocerle su dedicación y su amor.

Si bien es verdad que el vínculo que se crea entre la madre y el hijo es diferente, ya que han estado unidos desde el primer momento de la gestación, la existencia de la figura paterna es muy importante para el desarrollo del niño.

La figura paterna siempre ha estado ligada a la autoridad, el padre era la persona que se ocupaba de sustentar económicamente a la familia, mientras que la madre se dedicaba íntegramente de las labores de crianza de los niños. Afortunadamente hoy eso ha cambiado, los papás participan del cuidado de los niños al igual que las mamás, lo que ayuda a éstos a tener un vínculo afectivo mayor con ellos.

La relación emocional del padre hacia el niño tiene una cualidad distinta a la de la madre y se va estableciendo por el contacto físico con el bebé. Por eso es muy importante que los padres formen parte de las rutinas básicas de cuidado de los niños para que el bebé sepa que su papá está ahí, estableciendo contacto a través del tacto y del oído.

Los papás también, comparten tiempo para jugar y disfrutar de sus hijos enseñándoles y mostrándoles el mundo que les rodea.

Por eso hoy el día del padre tiene que ser especial, porque la relación padre-hijo también lo es y porque a veces las prisas y el cansancio no permite decir todo aquello que sentimos cuando nos abrazamos a nuestro hijo. Así que hoy toca disfrutar de los regalos y porqué no, de los abrazos y muestras de cariño.

Desde EquipoEduca os deseamos un ¡Feliz día del Padre!

 

Corresponsabilidad parental.


Como su propio nombre indica, es la responsabilidad que dictamina que tanto el padre como la madre tienen la misma responsabilidad en cuanto al desarrollo, educación, bienestar o salud de sus hijos.

Vivimos en una sociedad en la que las mujeres han salido a trabajar fuera, pero los hombres no han entrado a trabajar en el hogar en la misma proporción y medida.

Cuando los dos miembros de la pareja trabajan fuera de casa, parece justo que la responsabilidad del cuidado del hogar y de los hijos debe recaer por igual, o al menos, llegar a un acuerdo en el reparto de responsabilidades de una forma equitativa y equilibrada.

Pero cuando no se reparte esta responsabilidad, se cae en un agotamiento físico y mental por falta de tiempo para uno mismo, además de la carga emocional que genera la sensación de no parar y no llegar a todo.

Lo razonable y saludable es hacer las cosas a medias, repartir las tareas, saber cada uno qué función tiene y de qué le toca ocuparse en cada momento.

Pero para compartir es necesario saber apoyarse en el otro, confiar en que aquello que haga estará bien, aunque sea a su forma y no a la tuya.

Esto es lo que nos pierde muchas veces.

Creemos que por ser mujeres nos tenemos que responsabilizar en exclusiva del cuidado del hogar y los hijos, y que como nosotras no lo hace nadie. Y en muchas ocasiones delegar y pedir ayuda nos genera culpa.

Ana Kovacs nos sugiere que lo primero que debemos hacer es cambiando en nuestro vocabulario la palabra delegar por compartir.

Delegar significa “dar un poder, una función o una responsabilidad a alguien para que ejerza en tu lugar o para obrar en representación tuya”.

Es decir, para poder delegar primero te has otorgado la exclusividad de la responsabilidad de la crianza de los hijos, pero como ya hemos dicho, esta responsabilidad tiene que ser compartida, tener hijos suele ser cosa de dos, exceptuando los casos de madres solteras.

Por otra parte, los hombres aceptan este apoderamiento de responsabilidad exclusiva, y esperan que sus parejas les pidan ayuda para intervenir en el cuidado del hogar y los hijos, y se excusan sin darse cuenta diciendo:

¡Habérmelo dicho!

Si me lo dices ya sabes que yo te ayudo.

 

Así que, ya podemos concluir con los dos primeros pasos para tener un hogar corresponsable:

  • Por un lado, para las mamás, deja hacer al otro, alabando y reconociendo su labor y responsabilidad adquirida.
  • Y por otro lado, para los papás, reclamando una responsabilidad compartida, definiendo cuál es tu sitio, papel o responsabilidades dentro del cuidado de la casa y los hijos. Recuerda que también es tu hogar y también son tus hijos.

 

Te animas,

¿Empezamos a crear un hogar corresponsable?

 

Eligiendo cole de mayores, y preparándonos para el cambio.


¡Nunca pensé que ser padre era estar eligiendo constantemente!

Empezamos por el nombre, elección importante porque le va a acompañar toda la vida. Dónde va a nacer, a dormir, de qué color va a vestir y así una lista interminable de cosas ante las que nos enfrentamos y que hacen realidad esa frase de…”la vida es una elección constante”.

Por suerte podemos elegir, y en esta época del año a los padres con hijos de 2 ó 3 años les toca hacerlo, para que los peques den el salto de la “guarde” al “cole de mayores”.

 

Sin duda una decisión importante para la que se necesita información.

No solo acerca de la oferta de Centros Escolares sino también de cómo afrontar este cambio para preparar al niño y como no, también a los padres.

 

Vivir este momento como una oportunidad para la familia de aprender a gestionar los cambios, de tomar decisiones, de aprender a trabajar en equipo, esta es la mejor forma de ayudar al niño a transitar por un momento sin duda importante pero también necesario en su desarrollo.

 

¿Cómo podemos preparar a nuestro hijo para este momento de cambio?

  1. Pasad por el cole para que vuestro hijo se vaya familiarizando con el lugar.
  2. Habladle positivamente del cambio, de las cosas nuevas que va a aprender y de los nuevos niños que va a conocer.
  3. Hacedle partícipe de todo lo que tiene que ver con la preparación del nuevo material que va a necesitar.

 

Y tú, ¿te estas preparando como padre para este nuevo reto? la Escuela Infantil.

Porque siempre miramos la información y la formación desde el punto de vista de cómo ayudar a nuestro hijo, siempre es el niño el centro de la atención, pero no debemos olvidarnos de que a los padres también se nos “mueven cosas” cuando dejamos a nuestro hijo el primer día en el “cole de mayores”, con personas desconocidas para él y en un lugar diferente al que está acostumbrado.

Por eso desde una perspectiva más amplia debemos abordar este paso como un cambio que afecta a toda la familia, no solo a los niños y por eso también es importante que la gestión se haga incluyendo a los padres.

En este caso lo más importante es sentirse tranquilo, hemos dedicado mucho tiempo en elegir el mejor centro para nuestro hijo, confía en tu elección, muéstrate tranquilo y confía en el centro y los docentes que van a estar con tu hijo.

Si tu hijo siente tu tranquilidad es garantía para que él también se sienta tranquilo y seguro.

 

Y cuando llegue ese primer día de cole:

  1. Sed positivos y trabajad sobre vuestras emociones; si vuestro hijo os ve tranquilos se sentirá seguro.
  2. Despídete de forma breve y con mucho cariño. La despedida debe hacerse con un beso, un abrazo y una sonrisa. Este ritual te ayudará a controlar tus dudas y angustia.

 

Enhorabuena, tu hijo está creciendo, y tú con él.

 

 

Multigeneracion


El siglo XXI ha hecho confluir en las empresas a cinco generaciones diferentes en su forma de comunicarse, razonar, interactuar , trabajar, vivir y visualizar el trabajo.

Estas cinco generaciones son:

Veteranos (1929-1942) han vivido dos postguerras mundiales. Son tradicionalistas, leales, con valores como el tesón y el respeto, aceptan la jerarquía.

Baby Boomers (1943-1964) adictos al trabajo, eficientes, les gusta el trabajo en equipo, buscan estabilidad y desafían a la autoridad.

Generación X (1965-1979) son emprendedores, con ellos nace la era de la informática, trabajan enfocados a resultados, necesitan una dirección clara, se adaptan con facilidad.

Millennials (1980-1994) han nacido en la era de la tecnología, son multitarea , su estilo es informal se desenvuelven y relacionan en redes sociales y buscan el equilibrio entre el trabajo y la vida laboral.

Generación Z (1995-2018) comparten las mismas características que los millennials.

Un líder hoy debe saber retener y fundir en una misión y visión común el talento e intereses de cada uno de estos grupos para que consigan la eficiencia en sus funciones en un ambiente de trabajo saludable, alineado a los valores de la empresa.

Los veteranos necesitan ser escuchados y guiados por otros y esas características pueden hacer una sinergia perfecta con la característica Baby Boomers de realizar tomas de decisiones participativas, fortaleciendo las buenas relaciones con los colegas y supervisores.

Desarrollar equipos de  trabajo multitarea con impacto en diferentes niveles transversales de la organización es otro método de sinergia para entrelazar la diversidad de talento y experiencia multigeneracional y por supuesto la creación de programas de mentoría es siempre una opción eficaz para conjugar a estos recursos en un clima productivo y eficiente.

Nuestro nuevo clima laboral multigeneracional nos exige flexibilidad, personalización del empleo, colaboración, diversidad, formación robusta, experiencia, innovación, velocidad de respuesta, cumplimiento en la palabra y lo más importante, integridad en el manejo de nuestro capital humano para lograr el hermoso placer de “dirigir” personas y no de “administrarlas”.

Fuente: Parte del artículo “Gestión del clima laboral multigeneracional” publicado en la revista Expocoaching en su número 5 de Febrero 2018.

Autora: Astrid Encarnación De La Cruz. Abogada. Coach Desarrollo de Carrera Profesional y Gerencia Estratégica Organizacional. Conferenciante.

 

 

Clima Laboral vs Clima Familiar


La buena gestión del clima laboral no se mide sólo por variables cualitativas, sino también cuantitativas. Estas últimas se logran desde un trabajo orientado a resultados y realizado de una manera eficiente a través de la correcta gestión de los recursos existentes.

En este contexto los líderes responsables de crear climas laborales saludables que garanticen la sostenibilidad en el “saber hacer” de sus áreas, deberán desarrollar la capacidad de dirigir personas, convirtiendo este capital humano en una fuente inagotable de ventajas competitivas y destrezas capaces de mover el “status quo” de la organización.

El arte de dirigir personas queda conjugado en la capacidad de estos líderes de inspirar a otros a hacer que las cosas sucedan de la mejor manera posible, en un clima de trabajo positivo.

El arte de crear un clima familiar saludable depende de que estos mismos líderes, los padres, tengan la capacidad de inspirar a su equipo (hijos, abuelos, cuidadores) el “saber hacer”, reconociendo en cada uno de los componentes de su equipo, su valía y cualidades, ofreciendo un clima de confianza y respeto mutuo.

Así, las herramientas y habilidades que necesitan adquirir los líderes de una organización para crear un clima laboral productivo, son las mismas que “un líder de familia” necesita para crea un clima de convivencia saludable

  • comunicación eficaz
  • trabajo en equipo
  • y establecer responsabilidades según las capacidades de cada uno de los miembros del equipo.
Y para conocer más sobre los beneficios de establecer un clima laboral productivo podéis acudir:

Fecha: Sábado 3 Feb.     Hora: 12:30-13:15 PM
Lugar: Área Empresarial Sala Ejecutiva | IFEMA

Factores de protección frente al consumo de alcohol en menores.


Desde que concebimos a nuestros hijos somos

arquitectos del proyecto de sus vidas.

Por lo tanto, los padres somos responsables del desarrollo integral de nuestros hijos, esto es, del desarrollo físico, emocional y social de los mismos.

Y desde que nacen las necesidades físicas, sociales y emocionales, que los padres debemos cubrir, van cambiando.

Cuando eres padre vives en un continuo cambio; biberón, pañales, papillas, primeros dientes, guardería, primer día de cole, reuniones con el profe, deberes, instituto, nuevos amigos, horarios de salida, …

Si los padres conociéramos las necesidades y características del desarrollo evolutivo de nuestros hijos en cada una de las etapas de su crecimiento, nos sería más fácil el poder atender con serenidad y confianza su crianza y educación.

 

Dentro de la Comunidad de Padres de EquipoEduca, una de las etapas que más inseguridad produce a la hora de educar es la adolescencia. Y la expresión más repetida,

“¡Qué horror, con los peligros que hay en la adolescencia!”

Y uno de esos peligros más evidentes es el consumo de alcohol en menores, con la cifra escalofriante de 6000 comas etílicos atendidos en el último año.

¿Qué se puede hacer?

Los profesionales de los sectores de la salud, la educación y la administración coinciden en que la problemática del alcohol es responsabilidad de todos. Y que los padres necesitan información, formación y herramientas para que puedan afrontar la adecuada crianza y educación de sus hijos.

Informarnos, Formarnos y adquirir Herramientas para Educar

Ya que para evitar el consumo de alcohol en menores es fundamental que los hijos adquieran factores de protección.

Y es nuestra responsabilidad como padres el proporcionárselos.

Buen Clima de Convivencia Familiar

Establecer Limites Normas y Consecuencias

Fomentar el Desarrollo de Habilidades Sociales

Estos FACTORES de PROTECCIÓN son:

  • Un clima familiar con amor, confianza y respeto, favoreciendo la buena convivencia entre todos los miembros de la familia.
  • Facilitar el aprendizaje de habilidades sociales para que les ayuden en sus relaciones social con iguales, y no caigan en la presión grupal sabiendo defender sus intereses.

 Autocontrol, Empatía, Escucha Activa, Toma de Decisiones, Asertividad

Estos factores de protección son los cimientos que necesitan nuestros hijos para construir y diseñar su vida.

 

Si te ha gustado este blog, compártelo. Es responsabilidad de todos crear conciencia social. 😉

 

Alcohol y Menores


Hablar de alcohol y menores es hablar de

SOCIEDAD, de PERTENENCIA y de RESPONSABILIDAD.

De SOCIEDAD, porque el hombre es un ser social, siendo fundamental para su desarrollo aprender a relacionarse y vincularse con los demás. Esto hace que no se pueda mantener al margen de aquellos aspectos que ocupan y preocupan al conjunto de la sociedad porque forma parte de ella. Hacerlo significa tener “Conciencia Social”.

De PERTENENCIA, porque vivimos en una sociedad sometida a un profundo cambio a todos los niveles, y esos cambios  nos afectan y nos influyen. El ámbito que nos ocupa (el educativo) no es ajeno a ellos,  educar hoy no es tarea fácil. Los padres se enfrentan a numerosos retos y es necesario hoy más que nunca conocer, tener información y formación para poder afrontarlos con la seguridad de que estamos contribuyendo a la formación integral de nuestros hijos, tanto física, emocional como social.

De RESPONSABILIDAD, porque hay que educar en responsabilidad y porque cuando en la sociedad se dan síntomas de que algo está pasando no se puede mirar para otro lado.

El 68,2% de los y las menores de entre 14 y 18 años ha consumido alcohol en los últimos 30 días

Hablamos de alcohol y menores porque en una sociedad avanzada como la nuestra algo está pasando cuando los índices de consumo de alcohol en menores son tan alarmantes, los últimos datos hablan de que el 68,2% de los y las menores de entre 14 y 18 años ha consumido alcohol en los últimos 30 días (según los datos de la encuesta ESTUDES publicada por el Plan Nacional Sobre Drogas relativa a los años 2014-2015, la última realizada), o que alrededor de un 30% ha realizado un consumo de riesgo – borrachera- en los últimos 30 días, o que en el último año se han iniciado en el consumo de esta sustancia más mujeres jóvenes que hombres. Según los datos de la misma encuesta, la edad de inicio en el consumo de alcohol por parte de los jóvenes es a los 13,8 años y el llamado “consumo compulsivo” ha aumentado del 14% al 37% entre los jóvenes de 14 a los 16 años, convirtiéndose las fiestas etílicas en algo “normal”, cuando todos los estudios científicos señalan que el desarrollo completo del cerebro humano no se alcanza hasta los 20 años, es decir, hablamos de una edad en la que los excesos repercuten muy negativamente en el posterior desarrollo físico, psicológico y mental. 

Esta radiografía social nos permite conocer cuál es la situación actual a la que se enfrentan los padres, una realidad que pasa por la permisividad y la “normalidad” de comportamientos y consumos que se considera que forman parte de nuestra cultura, sin tener en cuenta que el alcohol consumido a edades tempranas produce daños que afectan al desarrollo físico y como no al emocional.

Educar hoy no es tarea fácil.

Los padres se enfrentan a numerosos retos, y hoy más que nunca, necesitan tener formación para poder afrontar con seguridad el desarrollo integral de sus hijos.

Es por eso,que ahora más que  nunca hay que apelar a la responsabilidad de los padres que deben velar por la salud y bienestar de sus hijos, así como a la pertenencia, entendida como el compromiso de todos con la sociedad a la que pertenecemos y de la que no podemos mantenernos al margen cuando ésta muestra síntomas de que algo no funciona.

¡ Hay que actuar !

porque hoy más que nunca se hace necesario tener Conciencia Social.

 

 

Fuente: Documento “Movilización Alcohol y Menores” FAD

 

El mejor regalo para tu hijo.


¿Sabes decir NO?

Realmente saber decir no y ponerles límites es el mejor regalo que podemos hacerles a nuestros hijos.

Déjales claros qué es lo que está permitido a cada edad y qué es lo que definitivamente no lo está. Responsabilízales en función de su edad e ir dándoles más libertad a medida que su ritmo evolutivo lo demande.

Publicaron hace tiempo la revista Mundo Actual la importancia de los límites para la educación de los hijos, nos decían que nuestra labor como padres es la de delimitar reglas claras de conducta, límites, que ayudarán a los niños a guiarse por la vida seguros y confiados. Leí también una metáfora clara que ejemplifica cómo se siente un niño que crece sin límites claros: imagínate nadando en el medio de un océano, en un lugar desde donde no atisbas tierra por ningún lado. No sabes hacía dónde dirigirte. Miras hacia un lado, miras hacia otro y todo te parece igual. Read more…

Inteligencia Emocional. 10 Recursos para el aula.


A menudo vemos en la escuela cómo niños y niñas tienen dificultades para reconocer y gestionar las diferentes emociones. Les cuesta ponerse en el lugar del otro, hablar y compartir opiniones de una manera asertiva… No saben cómo identificar las emociones, cómo reconocerlas y cómo gestionarlas, de hecho, no es tarea fácil.

¿Están nuestros alumnos preparados para ello? No todos; son competencias que se dan por adquiridas y a veces no están lo suficientemente desarrolladas. Competencias a las que no se les suele prestar la atención que merecen. Adquirir y desarrollar una buena Inteligencia emocional (IE) es imprescindible. Por esta razón en este artículo queremos ofreceros algunos ejemplos y recursos materiales para que los podéis usar en el aula.La inteligencia emocional es la capacidad de identificar, comprender y manejar las emociones en uno mismo y en los demás, es decir, la capacidad que tenemos para tratarnos bien y tratar bien a los demás. Consta de tres procesos básicos que la engloban:

  1. Percibir:Reconocer de forma consciente nuestras emociones e identificar qué sentimos y ser capaces de darle una etiqueta verbal.
  2. Comprender:Integrar lo que sentimos dentro de nuestro pensamiento y saber considerar la complejidad de los cambios emocionales.
  3. Regular:Dirigir y manejar las emociones tanto positivas como negativas de forma eficaz.

Sabemos que los alumnos que desarrollan una adecuada inteligencia emocional poseen confianza en sus capacidades; crean y mantienen relaciones satisfactorias, comunicando lo que necesitan, piensan y sienten, teniendo en cuenta los sentimientos de los otros; están motivados para explorar, afrontar desafíos y aprender, poseen una autoestima alta y tienen un mayor número de recursos para la resolución de conflictos. Algo que influye de forma positiva en todas las áreas de su vida.

En el colegio veremos que trabajando la IE aumenta el bienestar de los alumnos, se reducen los conflictos escolares resolviéndose de una manera más asertiva. Pero, lamentablemente, en muchos colegios no existe un rincón en la apretada agenda escolar para educar las emociones.  Son pocos los colegios que lo hacen. Comprendiendo lo complicado que es, se puede partir de tutorías, a través de algún conflicto que haya surgido para poder trabajar la IE, también se puede dedicar:

  • 10 minutos cada mañanaantes de comenzar la “rutina” diaria. Estarán más receptivos.
  • 10 minutos antes de acabar las clases, si es posible, se puede repasar cómo estaban por la mañana, si algo ha cambiado, creando un espacio para que puedan reflexionar individual y grupalmente.
  • Asamblea: 1 vez por semana.Si por el estilo de las clases o la organización del centro educativo, no es posible trabajar las emociones cada día, se puede dedicar una hora a la semana y hacerlo en forma de Asamblea… Quizá suponga un trabajo extra, pero los alumnos se sentirán mejor cada día.

Lo primero es dedicar unas sesiones a explicar cuáles son las emociones básicas (la alegría, tristeza, asco, enfado, miedo y sorpresa), enseñar cómo puedo identificarlas y qué hacer cuando las identifico.

El año pasado en mi centro escolar realizamos un taller de inteligencia emocional que atraía mucho a los niños, era muy dinámico y les ayudó a fijarse más en que repercusión podían tener sus actos y a estar más pendientes de ayudar a sus compañeros. Se fomentó la empatía. En estas sesiones se presentaba tres imágenes, una que mostrase los rasgos faciales de una forma clara, la misma emoción en un niño y en una persona adulta. Los alumnos debían identificar la emoción a trabajar. Se les va preguntando por las características físicas que pueden observar en la imagen; una vez identificados los rasgos físicos preguntamos por las cosas que nos producen dicho sentimiento. Después, debatimos y comentamos que soluciones podemos encontrar para ayudar a las personas que presentan dicho sentimiento y por último, qué podemos hacer nosotros mismos para cambiar esa emoción cuando la estamos manifestando. Os dejo un ejemplo del MIEDO.

¿Cómo podemos hacerlo? Os dejamos un listado de materiales que pueden serviros para trabajar la IE y las emociones en el aula:

LIBROS

Es importante tanto distinguir lo que sienten y piensan ellos mismos, como lo que sienten y piensan los otros. A través de cuentos o historias, siempre podréis agregar el componente emocional:

  • El emocionario, de Cristina Nuñez y Rafael RomeroEditorial Palabras Aladas. Es un libro muy sencillo, presenta un itinerario a través de las distintas emociones que tenemos cualquier ser humano. Lleno de ilustraciones muy llamativas y con un texto sobre cada emoción que te invita a la reflexión. Es compatible con cualquier programa emocional, y además dispone de sus propias fichas descargables.
  • El monstruo de los colores, de Ana Llenas, Editorial  Flamboyant. El libro trata de un monstruo que se ha hecho un lío con las emociones y deberá aprender a poner en orden la alegría, la tristeza, la rabia, el miedo y la calma. Es un álbum ilustrado y gracias a sus expresivas ilustraciones permite a los niños identificar con facilidad las distintas emociones que se viven durante el día. Aquí tenéis acceso para ver el 
  • Cuentos para educar con inteligencia emocional, de Clara Peñalver y Sara Sánchez, Editorial Beascoa. Libro enfocado a los niños más pequeños con un lenguaje cercano y sencillo. Es un manual perfecto para comprender y gestionar las dudas que generan en nosotros las diferentes emociones.
  • Paula y su cabello multicolor, de Carmen Parets Luque. Es un cuento que trabaja las emociones más básicas: alegría, tristeza, enfado y miedo. Este libro te permite descubrir cómo a Paula le cambia de color del pelo según la emoción que sienta, a través de las transformaciones en el pelo de Paula vamos visualmente dando nombre a las emociones que sentimos. A partir de hacernos preguntas como ¿Qué nos provoca esa emoción?¿Qué nos hace sentir?¿Qué debemos hacer? vamos proporcionando respuestas y soluciones para cada tipo de emoción. Aquí tenéis acceso al videocuento.

VIDEOS

Los videos propuestos os pueden ayudar a jugar al “traje de detective”. El juego consiste en analizar los estados emocionales de los personajes. Preguntarles cómo crees que se sienten y cómo lo demuestran. Tienen que prestar atención tanto a la comunicación verbal, como a la no verbal. Crear debates: ¿cómo reaccionarías tú?, ¿cómo son las reacciones? ¿exageradas, irreales?…

JUEGOS ONLINE

  • Descubre cómo ereses un juego con distintas actividades que permiten a los niños descubrir cómo trabajar la propia identidad, experimentar sentimientos y reconocer emociones.
  • Pelayo y su pandillatiene divertidas y variadas actividades sobre distintas emociones, identidad sobre el propio cuerpo e incluso juegos sobre salud e higiene personal.
  • Conocerse y valorarsees una interesante herramienta de autoconocimiento para niños a partir de 12 años.

JUEGOS GRUPALES DENTRO DEL AULA

  • Dominó de los sentimientos:Aquí podéis descargarlo, además la página ofrece ideas de más actividades que se pueden hacer.
  • Diario de las emociones:El juego es una dinámica educativa que trata de favorecer la reflexión sobre los propios estados emocionales. A través de esta dinámica vamos a procurar que los niños y niñas dibujen sus estados emocionales y que tomen conciencia de cuando sienten cada emoción, de los posibles desencadenantes y consecuencias. De esta manera tendrán un rico collage de las propias emociones.
  • Juego “El observador”:Deben observar las expresiones emocionales de otras personas (familiares y amigos). Deben fijarse en los aspectos verbales (qué dice y cómo lo dice) y en los aspectos no verbales: gestos faciales, muecas, tonos de voz, tics, etc. Como ya se trabajó al principio, este juego les motiva mucho porque saben en qué han de fijarse.
  • ¿Qué estará pasando?A través del roleplaying podemos plantear diversas situaciones, reales o imaginarias (preferiblemente reales), y han de dramatizar la situación con todo tipo de detalles. El resto de compañeros deben tratar de adivinar los estados afectivos en cada uno de los acontecimientos relatados. “Me imagino que sentiste…..cuando”. Confirmar si ha acertado en los sentimientos.

 

Autor. Cristina Martínez Carrero

Psicopedagoga y Maestra de Audición y lenguaje cuya trayectoria profesional ha estado orientada al diagnóstico e intervención de dificultades de aprendizaje en sentido amplio. Directora y coordinadora de D-letras..

 

Vacaciones: una oportunidad para educar


El pasado 11 de Julio se  celebró en Caixa Fórum una  jornada de Movilización Alcohol y Menores organizada por la FAD y cuyo objetivo es el de hacer frente común en la lucha contra el consumo de alcohol en menores. Las propuestas se han elaborado por representantes de asociaciones de padres y madres como CEAPA y CONCAPA, del sector educativo, Escuelas Católicas y FEDADI así como profesionales que trabajan en la prevención e intervención en consumos de drogas como FAD, entre otras.

Los datos ofrecidos son cuando menos alarmantes. Según la encuesta ESTUDES, publicada por el Plan Nacional sobre Drogas de los años 2014-2015 un 68,2% de los menores entre 14 y 18 años han consumido alcohol en los últimos 30 días, en ese tiempo alrededor de un 30% ha realizado consumo de riesgo (borrachera). Por otra parte la edad de inicio está alrededor de los 13.9 años, aumentando el consumo compulsivo del 14% al 37% entre los jóvenes de 14 a 16 años.

Si tenemos en cuenta que estamos hablando de datos relativos a jóvenes que se encuentran en plena adolescencia y que como han explicado estudios científicos el cerebro no acaba de madurar o configurarse hasta los 21 años, la situación es preocupante porque el alcohol en un cerebro inmaduro todavía puede ocasionar daños irreversibles.

Estamos ante un problema DE TODOS, complejo y que requiere la implicación de diferentes sectores ( familias, centros educativos, administraciones públicas etc) para poderse abordar eficazmente.

Desde EquipoEduca nos hemos puesto a trabajar, en primer lugar suscribiendo el Manifiesto “Alcohol y Menores” y en segundo lugar haciendo más hincapié en uno de los puntos importantes del mismo, la prevención a través de la formación de  las familias y  menores. Hay que ser conscientes de lo importante que es el tiempo de ocio que pasamos en familia y hay que aprender a aprovechar la oportunidad que éste nos brinda de poder transmitir a los niños pautas para elegir opciones de ocio saludables. Aprovechando  que estamos en época de vacaciones os damos unas pautas para “educar en vacaciones”.

Educar no solo es transmitir conocimientos, la familia  y la escuela trabajan en equipo para conseguir desarrollar la facultades y actitudes del niño necesarias para su configuración como persona adulta. A través del ocio se pueden realizar actividades que son fundamentales para algunas áreas de su desarrollo, como son la salud física ( a través del deporte), la socialización o la creatividad.

Por otra parte podemos aprovecharnos de las dos vertientes que tiene disponer de un tiempo de ocio, esto es : una vertiente individual que favorece el desarrollo personal a través de la lectura, la música, las actividades creativas etc y una vertiente colectiva, que ayuda a desarrollar la iniciativa, la colaboración, en general enseña a convivir a relacionarse a comunicarse. Enseña a compartir experiencias, gustos y aficiones con los demás.

Realizar actividades en familia nos ayuda a afianzar vínculos y a favorecer la comunicación entre los distintos miembros de la misma, decidir entre todos qué queremos hacer implicando a los niños permite a éstos sentirse más autónomos en tanto en cuanto ven que su opinión es tenida en cuenta y también respetada por los demás, viendo así afianzada  su seguridad ya que se  sienten partícipes en la toma  de decisiones.

Unas pautas que nos pueden servir para aprovechar las oportunidades que nos brinda pasar el tiempo de ocio en familia son:

  1. No olvidar que los padres son un modelo para los hijos, de manera que aprenderán de ellos como aprovecharlo.
  2. Escuchar e interesarse por aquello que  les atrae y les gusta facilitará la búsqueda de actividades para realizar tanto en familia como de manera individual.
  3. Poner en común ideas y consensuarlas.
  4. Buscar actividades que permitan a los distintos miembros de la familia compartir tiempos y espacios.

Aprovechamos para felicitar a todas las entidades y profesionales que han colaborado en la elaboración del Manifiesto Alcohol y Menores, con él se inicia un proceso de concienciación social que a buen seguro acabará  con el objetivo de “cero consumo de alcohol en menores”.

Fuente: Manifiesto Alcohol y Menores

El miedo


Los miedos en general  suponen un fenómeno normal dentro del desarrollo evolutivo del niño.

El miedo es una emoción negativa que produce sensaciones desagradables pero que tiene un componente  adaptativo para la especie.Estas sensaciones que se viven como desagradables por parte del niño le van a permitir  apartarse de situaciones de peligro potencial (no acercarse a ciertos lugares, no tocar ciertas cosas etc.)Pero ¿qué  ocurre cuando ese  miedo no obedece a una causa real? entonces hablamos del miedo desadaptativo, en este caso lo que ocurre es que el miedo puede condicionar la vida del niño, no permitiéndole afrontar situaciones cotidianas como dormir solo, permanecer tranquilo en un lugar oscuro etc.

A lo largo del proceso evolutivo del niño se produce la preponderancia de un tipo u otro de miedo. Vamos a hacer un breve resumen de los mismos a través de las diferentes etapas del desarrollo.

Hasta los 3 años
Hay estudios que indican que  los bebés no comienzan a manifestar el sentimiento de miedo antes de los seis meses de vida. En este período es cuando el bebé puede manifestar miedo a los extraños así como puede surgir la ansiedad de separación de la figura de apego. En esta etapa también empiezan a surgir los primeros miedos relacionados con animales y ruidos fuertes.

De 3 a 6 años
En este período es cuando se produce la evolución de los miedos, se mantienen los de la etapa anterior pero se incrementan  estímulos como los imaginarios, monstruos, fantasmas, miedo a la oscuridad etc

De 6 a 11 años
El niño alcanza la capacidad de diferenciar las representaciones internas de la realidad objetiva. Los miedos serán ahora más realistas y específicos, desapareciendo los temores a seres imaginarios o del mundo fantástico.
Ahora predominarán los temores al daño físico, a no ser aceptado por sus iguales, a la separación de los padres.

Preadolescencia
Predominan las preocupaciones por las críticas, el fracaso, el rechazo por parte de sus iguales. Suelen también aparecer los miedos derivados del cambio de la propia imagen que al final de esta etapa empiezan a surgir.

Adolescencia
Se siguen manteniendo los temores de la etapa anterior pero surgen con mayor fuerza los relacionados con las relaciones interpersonales, el rendimiento personal, los logros académicos, deportivos, de reconocimiento por parte de los otros, etc.
Decaen los temores relacionados con el peligro, la muerte. La adolescencia es una etapa de “ruptura”  y  búsqueda de la propia identidad.

Algunas sencillas pautas para ayudar al niño a gestionar sus miedos:

  1. Mostrarnos tranquilos ante la situación  que al niño le produzca miedo o angustia.
  2. No forzarle ni obligarle a enfrentarse a aquello que teme.
  3. Evitar ridiculizarle delante de los demás.
  4. Evitar exponerle a ver imágenes que pueden ser violentas o generar miedo o terror.
  5. Realizar técnicas de relajación.
  6. Ante una situación en la  que detectemos que el miedo altera significativamente la vida del niño hay que consultar siempre con un médico o un especialista.

Fuente

Psicodiagnosis: Psicología infantil y juvenil por Sergi Banús Llort

Exámenes finales ¡qué estress!


Un año más llega el mes de Mayo y con él comienza la cuenta atrás para los tan temidos exámenes finales. Es verdad que se ha tenido todo un curso para ir progresando e ir organizando el tiempo y las tareas, pero también es verdad que en esta época se genera mucho nerviosismo y esto se nota mucho en casa, todos los miembros de la familia se ven contagiados de alguna manera por esta situación y es importante gestionarlo de manera eficaz si no queremos que la situación nos desborde.

La acumulación de tareas puede producir cierto nivel de ansiedad, sobretodo si no se organiza bien el tiempo de estudio, este trabajo ha de hacerse desde que comienza el curso, ello nos permitirá dedicar a cada tarea el tiempo necesario, aunque la realidad es que a veces no es así. Pero ¿cómo  podemos saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo?  ¿Qué podemos hacer para ayudar a los niños a ordenar su tiempo de estudio?

Angel Antonio Marcuello García, Jefe del Gabinete de Psicología de la Escuela de Especialidades Antonio de Escaño plantea la siguiente tabla en la que tenemos que puntuar de 1 a 5  lo que hacemos, no lo que pensamos que deberíamos hacer.

1.Estudio día a día, no sólo para los exámenes.
2. Procuro responder en clase y hacer los trabajos que me mandan, para que los exámenes no sean la única calificación.
3. Cuando llegan los exámenes sólo me tengo que limitar a repasar lo estudiado.
4. Los exámenes no me producen ningún miedo ni ansiedad.
5. La víspera de los exámenes me acuesto temprano y procuro ir descansado/a.
6. Quiero aprobar los exámenes, pero más aún, aprender.
7. Cuando me devuelven un examen corregido, analizo detenidamente dónde están los errores, para no volver a cometerlos.
8. Me gusta que los profesores/as pregunten los temas en clase y analicen los trabajos, calificándolos con frecuencia.
9. Cuando estudio, procuro aprender todas las cuestiones, no las selecciono pensando si van a caer o no en el examen.
10. Normalmente, después del examen me libero; sé que he hecho todo lo que podía hacer.

Suma las puntuaciones que te has otorgado:

  • Si tienes de 40 a 50 puntos, enhorabuena, trabajas correctamente y no debes tener ninguna dificultad para aprobar tus exámenes ni para superar el curso.
  • Si tienes de 30 a 40, bien, pero puedes mejorar tu forma de actuar y con ello tu rendimiento.
  • De 20 a 30, tendrás dificultades para superar las diversas materias; aprobarás algunos exámenes, pero no la mayoría.

Esta tabla nos puede ayudar a saber si estamos haciendo un buen trabajo o se puede mejorar.

Organizar las tareas y los tiempos de estudio, descansar y alimentarse adecuadamente, hacer ejercicio físico y sobretodo entender que preparar los exámenes es un trabajo que hay que hacer cada día, son las claves para preparar la recta final del curso  evitando así los nervios, la angustia y el estrés que se producen en esta época del curso.

 

 

 

 

 

 

 

 

Educar en la resolución de conflictos


Si consultamos el diccionario de la Real Academia de la Lengua veremos que la palabra “conflicto” tiene varias acepciones, a saber:

  1. Combate, lucha, pelea.
  2. Enfrentamiento armado.
  3. Apuro, situación desgraciada y de difícil salida.
  4. Problema cuestión o materia de discusión.
  5. Coexistencia de tendencias contradictorias en el individuo capaces de generar angustia y trastornos neuróticos.
  6. Momento en el que la batalla es más dura y violenta.
  7. En las relaciones laborales el que enfrenta a los representantes de los trabajadores con los representantes de los empresario

El conflicto va unido a la naturaleza humana, nos acompaña allá dónde vamos, entre otras cosas porque lo llevamos en nuestro interior. Cuando hablamos de conflictos personales estamos haciendo referencia a los problemas o dificultades que una persona enfrenta consigo misma o con los demás en diferentes entornos: amigos, la familia, el trabajo etc.

Si atendemos a los problemas que una persona tiene consigo misma decimos que es un conflicto intrapersonal, hablamos entonces de  miedos, baja autoestima, inseguridad etc , por el contrario si éste se produce con más personas con las que no podemos llegar a un acuerdo hablamos entonces de un conflicto interpersonal, en este caso hacemos alusión a discusiones, malos entendidos, cabreos y enfados.

Una de las cosas importantes que nos ayudan como persona en nuestra relación con los demás y en nuestro bienestar personal es aprender a gestionar estas situaciones de confrontación, tanto con los demás como con nosotros mismos.

Partiremos  de una premisa, considerar el conflicto como una oportunidad, para conocernos mejor, para reconocer nuestros sentimientos y los de los demás, por tanto la propia gestión del conflicto tiene mucho que ver con el desarrollo de nuestra inteligencia emocional porque en situaciones de enfrentamiento las emociones están presentes y juegan un papel muy importante. Aparcarlas no sirve de nada porque tarde o temprano van a salir y a demandar su propio espacio.

Es en la familia donde aprendemos a interactuar con los demás y ésta no es ajena a discusiones y desavenencias. Aprender a abordar los conflictos de manera sana y productiva depende de cómo les ayudemos a nuestros hijos a desenvolverse con sus pequeñas discusiones y enfados. Pero ¿cómo lo podemos hacer? Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson en su libro “El cerebro del niño” proponen tres sencillos pasos:

  1. Mantener la calma y reconocer los sentimientos del niño.
  2. Escuchar lo que no se ve, esto es, estar atentos a la comunicación no verbal y enseñarle al niño cuáles son los mensajes que estamos enviando a través de nuestras posturas, gestos y tono de voz.
  3. Ayudarle a llevar a cabo actos que demuestran que ha tenido en cuenta los sentimientos del otro y que quiere encontrar la forma de reparar el daño que haya podido causar.

 

 

 

Fuente: El cerebro del niño

Daniel J. Siegel

Tina Payne Bryson

 

La importancia de poner normas y límites


Poner normas y límites a los niños es muy importante, las normas sirven para determinar la organización necesaria para el funcionamiento de la familia, el límite le indica al niño hasta donde puede llegar. El papel de los padres es el de establecer y aplicar unas normas claras, pertinentes y razonables.

Las normas y los límites sirven para:

  • Dar seguridad y sentimiento de protección a los niños.
  • Ayudar a configurar su escala de valores ya que van interiorizando lo que pueden hacer y lo que no.
  • Ayudar a conseguir una convivencia más organizada, promueven el sentido del respeto.
  • Ayudar a vivir en sociedad.
  • Permitir desarrollar la tolerancia a la frustración, es decir, el sentimiento que provoca el hecho de que no siempre las cosas son como uno quiere.

Por otra parte las normas deben tener unas características determinadas, es decir, deben ser:

  • Realistas.
  • Centradas en la conducta.
  • Claras.
  • Deben estar apoyadas por nuestra comunicación no verbal.
  • Explicarse por anticipado.
  • Especificarse cuál será la consecuencia de su incumplimiento.
  • Deben existir refuerzos.
  • Debemos mostrarnos tranquilos y seguros a la hora de explicar las normas, hay que tener en cuenta que los niños prueban hasta donde pueden llegar, por tanto debemos ser constantes y coherentes.
  • Proporcionadas. Tanto a la edad como a la madurez del niño.
  • De cumplimiento inmediato.

Con todo ello conseguiremos no solo organizar la vida familiar sino que los niños aprendan  la importancia que tiene cumplir las normas y asumir las consecuencias de su incumplimiento, a través de ellas enseñamos a ser responsables.

Es muy importante tener claro cuáles son nuestros objetivos, para qué queremos que hagan algo y en qué les beneficiará el hacerlo. Para poner las normas y límites podemos tener en cuenta las siguientes pautas:

  • Flexibilidad,  se irán adaptando a la madurez del niño.
  • Debemos transmitir confianza y seguridad.
  • Hay que escucha antes de regañar.
  • Reconocer nuestros errores, disculparnos y explicar porqué nos equivocamos.
  • Acordar ambos padres la respuesta que se va a dar a los hijos.
  • Nunca desautorizar al otro.
  • No utilizar “lo que diga mamá” o “ya verás cuando venga tu padre”.

Poniendo normas y límites asentamos las bases para que los niños sean adultos responsables.

Iniciativa innovadora los Drones llegan a un colegio de educación especial


 

 

Iniciativa innovadora:

Trabajar con Drones en un centro de educación especial

 EQUIPOEDUCA y RPAWORKS desarrollan una actividad educativa en el CEE Francisco del Pozo en Madrid

  • Los Drones pueden ser una buena herramienta educativa
  • Estas pequeñas aeronaves ofrecen muchas posibilidades más allá de sus características tecnológicas.

 Madrid, 23 de Febrero de 2017. EQUIPOEDUCA, profesionales del Coaching, la Mediación Familiar, la Psicología y la Pedagogía, trabaja elaborando planes formativos para familias y centros escolares. El último proyecto en el que está inmerso se denomina Drones en el aula, tecnología e innovación”, y en él ha colaborado RPAWORKS, un equipo de pilotos profesionales que aportan sus conocimientos técnicos y tecnológicos en el desarrollo de la actividad.

Este programa formativo innovador permite utilizar los Drones como una herramienta educativa, ampliando así el ámbito de trabajo realizado por estas pequeñas aeronaves tripuladas remotamente que, desde su inclusión en el ámbito civil, están cada vez más presentes en nuestro día a día.

Es precisamente esa característica, el hecho de que la tripulación no esté a bordo de la aeronave, lo que permite realizar un trabajo cooperativo, ya que la actividad requiere una planificación y organización, así como trabajo en equipo, confianza, compañerismo, responsabilidad y respeto a las normas y los límites. Todos estos valores son fundamentales para el desarrollo personal, por lo que es importante que desde un punto de vista educativo se trabaje sobre ellos.

Pero los Drones no solo se pueden utilizar desde esta perspectiva, sino que, además, son una herramienta muy interesante para trabajar habilidades cognitivas como la concentración, el razonamiento espacial, la sincronización, el análisis de situaciones, el ingenio y la creatividad, así como la agilidad mental.

Tecnología, innovación, educación e integración. Todo ello es lo que subyace a la idea de llevar estas pequeñas aeronaves a los centros educativos. “Estamos en un momento de cambio y esto no es ajeno a los modelos educativos, escuchamos hablar de nuevas formas de aprendizaje, de cómo aplicar, por ejemplo, la gamificación o la teoría de las inteligencias múltiples que permite trabajar y aprender desde la cooperación, es por eso que utilizar los Drones en el aula supone ofrecer una visión diferente de los últimos avances tecnológicos, ya que en este caso se convierten en una herramienta útil y motivadora, tanto para los docentes como para los propios alumnos”, señala Gema Cantero, responsable de Formación de EQUIPOEDUCA.

Experiencia educativa en el CEE Francisco del Pozo

La experiencia educativa desarrollada por EQUIPOEDUCA y RPAWORKS en el Centro Educativo Especial Francisco del Pozo de Madrid el pasado 16 de febrero es un ejemplo de las múltiples posibilidades que ofrecen los Drones para trabajar en el aula, en este caso, con chicos y chicas que tienen unas necesidades especiales.

La iniciativa ha tenido gran aceptación por parte, tanto de la Dirección del Centro como de la Jefatura de Estudios y profesores que se implicaron activamente en la preparación de la actividad.  Para ello realizaron un trabajo previo en el aula mediante fichas de trabajo en las que se les explicaba a los alumnos qué es un Dron, las partes que lo componen, las normas de seguridad, etc. Como colofón se llevó a cabo un taller y una exhibición de vuelo.

En opinión de la Jefatura de Estudios, el resultado tan favorable de la actividad “ha sido consecuencia de la perfecta adaptación de la misma a las necesidades de los alumnos y alumnas participantes, ya que presentaban distintos tipos de discapacidad y en diferentes grados”. Desde el centro también han destacado que para los profesores “ha resultado muy llamativo el hecho de que el nivel de atención y concentración en el desarrollo de la actividad que mostraban los alumnos era bastante superior al que presentan en la práctica de otras actividades”.

Es evidente que estas pequeñas aeronaves han aterrizado en las aulas para quedarse, ofreciendo a los centros de educación especial una herramienta de trabajo que les permite innovar así como trabajar de una forma diferente y obteniendo unos óptimos resultados para los alumnos.

 

 

EQUIPOEDUCA

Entidad constituida por profesionales del Coaching, la Mediación Familiar, la Psicología y la Pedagogía, desarrollando consultoría y planes de formación centrándose en desarrollo integral de las personas. EquipoEduca trabaja en todas las facetas del individuo tanto en su entorno personal, familiar, educativo, laboral y social, desarrollando sus habilidades sociales y cognitivas.

RPAWORKS

Equipo de pilotos profesionales de RPAS que realizan actividades técnicas en las áreas de la fotogrametría, audiovisual y educación y que colaboran con Equipoeduca en la puesta en práctica de sus actividades educativas.

 

 

 

 

 

 

 

El valor de la responsabilidad


Todos sabemos que los valores son fundamentales para la educación de un niño, por eso este mes de Febrero lo vamos a dedicar a hablar de un  valor tan importante como es la responsabilidad.

Podemos decir que ser responsable significa hacernos cargo de nuestras decisiones y de las consecuencias derivadas de ellas pero si atendemos a un concepto más amplio vemos que la responsabilidad va unida a otros valores y conceptos como confianza, compromiso, esfuerzo, autonomía, seguridad.

Vamos ahora a ver cada uno de ellos:

  • Confianza. Se trata de que el niño confíe y crea en sí mismo, que es capaz de realizar las tareas que se le han pedido sin ayuda, y lo más importante, que si no lo consigue y se equivoca lo puede volver a intentar. Así estamos transmitiendo también la idea de que cometer errores forma parte del proceso de aprendizaje.
  • Compromiso. Significa que los niños  sepan asumir y cumplir obligaciones, siempre adaptadas a su edad  y capacidades.
  • Esfuerzo. Está ligado a la idea de que no basta con desear o querer algo sino que hay que trabajar para conseguirlo, de lo contrario entraremos en la dinámica de la exigencia y la inmediatez.
  • Autonomía. Tiene que ver con sentirse independiente, capaz de hacer las cosas por uno mismo, con lo que ayudamos a afianzar la autoestima en tanto en cuanto incide directamente en la imagen que tenemos de nosotros mismos.
  • Seguridad. Según se van asumiendo responsabilidades vamos también afianzando la seguridad y la sensación de ser capaces de valerse por sí mismos para conseguir hacer las cosas.
Ayudar a nuestros hijos a ser responsables pasa por ponerles unos límites claros y enseñarles  a asumir las consecuencias de su incumplimiento, conocer su madurez y nivel de desarrollo, así como sus capacidades nos permitirá también saber qué es lo que les podemos exigir de ellos en cada momento.
Dependiendo de la edad del niño vamos a ver algunos ejemplos de qué pueden hacer.
De 3 a 5 años

 

  • Recoger sus juguetes.
  • Ayudar a preparar su mochila.
  • Poner y quitar su plato y sus cubiertos de la mesa.
  • Llevar la ropa sucia al lugar indicado para ello.
  • Comer solos.
  • Vestirse.
  • Cepillarse los dientes, lavarse la cara y las manos.

De 6 a 12 años

  • Preparar  la mochila con todos los materiales que necesitan llevar al colegio.
  • Ordenar su habitación.
  • Hacer su cama.
  • Poner y quitar la mesa.
  • Hacer compras sencillas.
  • Venir solo/a al colegio.
  • Colaborar en la preparación de su maleta cuando se van de viaje.

A partir de 12 años

  • Doblar y recoger su ropa.
  • Cocinar comidas sencillas.
  • Hacer los deberes sin que nadie se lo diga.
  • Llevar las llaves de casa.
  • Anotar en la lista de la compra cosas que faltan.
  • Realizar compras.
  • Prepararse la maleta cuando se van de excursión, viaje, campamento.

 

Os animamos a trabajar con vuestros hijos haciéndolo desde el conocimiento real de sus necesidades y sus capacidades, de esta forma les estaréis  ayudando  y enseñando el valor de la responsabilidad.

Primer propósito del año: La paciencia


“Me estás haciendo perder los nervios”

“Estás acabando con mi paciencia”

“Esta situación me está consumiendo”

Todas estas frases nos resultan familiares porque son muy habituales, a todos nos pasa en algún momento del día que nos encontramos con algo o alguien que nos hace “perder la paciencia”, por eso este es nuestro propósito para el mes de Enero.

La primera pregunta que se me ocurre es ¿Porqué pasa? La pérdida de la paciencia tiene mucho que ver con el autocontrol, éste podría definirse como la capacidad consciente de regular los impulsos de manera voluntaria, con el objetivo de alcanzar un mayor equilibrio personal y relacional. Una persona con autocontrol puede manejar sus emociones y regular su comportamiento. Es muy importante conocer aquellas situaciones que nos hacen perder el control y con ello la paciencia para enfrentarnos a ellas desde otro lugar.

La pérdida de la paciencia lleva aparejada la aparición de emociones como  la rabia o la ira,  reconocerlas nos va a permitir  gestionarlas de un modo más eficaz. Si se lo que me pasa puedo también encontrar la solución más favorable. Conocerse a uno mismo significa escucharse, identificar los mensajes que nos enviamos a nosotros mismos, nuestros pensamientos van a condicionar nuestras emociones y por lo tanto también nuestras acciones.

¿Qué podemos hacer ante una situación que nos resulta irritante? ¿Es posible mantener la calma? Nada mejor como el autoconocimiento para saber qué trucos podemos utilizar para mantener la calma. Vamos a enumerar algunos de ellos.

  1. Respiración. Hacer respiraciones profundas nos ayuda a darnos ese pequeño tiempo necesario para tomar la decisión más adecuada ante la situación que se nos plantee, por otra parte nos permite controlar las emociones negativas como el enfado, la ira o la rabia.
  2. Tomarse un descanso, cambiar de actividad por unos minutos, salir de la escena que nos irrita durante un tiempo para luego volver hará que lo hagamos con la sensación de que no hemos perdido el control de la situación.
  3. Dedicarnos un tiempo a nosotros mismos durante el día, realizar alguna práctica de relajación o algo de ejercicio físico nos ayudará a mantener la calma, ya que nos sentiremos más tranquilos y relajados.
  4. Conocer nuestros límites y valorar nuestras expectativas de una manera realista. Esto hará que no nos desesperemos a la hora de tener que enfrentarnos a la realización de una actividad que nos pueda resultar difícil.

Vamos a comenzar por tanto el año entrenando nuestra paciencia, solo se trata de ponerse a practicar y veremos como pronto recogemos los frutos, en este caso los “frutos de la paciencia”.

 

 

 

Imagen de pixabay

 

 

 

 

 

 

Buenos propósitos


Todos los años por esta época me pregunto ¿ qué significa el llamado espíritu de la Navidad? normalmente en estos días nos comportamos de una manera afable con los demás, saludando y deseando felices fiestas a todos los que nos rodean. Incluso nos acordamos de personas con las que no hemos tenido relación a lo largo del año pero a las que hay que felicitar porque es como si de ello dependiera que estos días sean dichosos o no.

A mí me gustaría, y esto es una opinión personal, que ese llamado “espíritu” nos acompañara los 365 días del año, de esta manera todos los días tendríamos una sonrisa para los demás y una palabra amable.

Ni que decir tiene que junto al “espíritu” aparece una lista interminable de propósitos con la que pretendemos encarar el nuevo año. Desde aquí quiero hacer una lista con algunos de ellos ( por  aquello de dar ideas). La verdad es que la lista no la he elaborado yo, sino Silvino José Fritzen Diplomado en lenguas anglo -germánicas Máster en Tecnología Educativa y que fue miembro del  Consejo de Educación del Estado de Río de Janeiro.

El lo llama los 10 mandamientos de las relaciones humanas, pero pueden ser perfectamente 10 propósitos para cumplir este año.

  1. Hablar con los demás. No hay nada mejor que escuchar una palabra amable.
  2. Sonreir. Una sonrisa es la mejor tarjeta de presentación.
  3. Llamar a las personas por su nombre.
  4. Ser amigo. Para tenerlos hay que serlo.
  5. Ser cordial.
  6. Interesarse por los demás.
  7. Ser generoso en elogiar y cauteloso en criticar.
  8. Aprender a conectar con los sentimientos de los demás.
  9. Interesarse por la opinión de los demás.
  10. Ser servicial. Lo realmente importante en la vida es lo que hacemos por los demás.

Tal vez sea una buena idea añadir a nuestra lista de buenas intenciones alguno de estos 10 mandamientos probablemente nos hará sentirnos mejor y lo más importante nos podemos comprometer a cumplirlos durante todo el año.

En EquipoEduca nos hemos comprometido a cumplirlos todos y os animamos a que también lo hagáis.

¡Feliz Año Nuevo !

 

Imagen diseñada por freepik.com