Poco tiempo mucha prisa


Cada día cuando suena el despertador hay que ponerse en marcha, trabajo, casa, niños, obligaciones...
¡son tantas cosas! pero es que  tenemos poco tiempo y mucha prisa.
Esa velocidad a veces nos impide darnos cuenta de que tenemos un montón de oportunidades para transmitirles 
a nuestros hijos seguridad, para motivarles reconocerles y valorarles.

Lo más importante para un niño son sus padres, los mensajes que recibe de ellos son fundamentales para su 
desarrollo, la autoestima, la empatía tienen mucho que ver con la opinión que  los demás tienen de nosotros, 
con la forma en que nos comunicamos con nuestro entorno.

Después de un árduo día de trabajo cuando llegamos a casa quizás no reparamos en que los niños también han 
cumplido con su "jornada laboral", el cansancio nos invade y no nos permite ver que tal vez es el momento 
de decirle a nuestro hijo que estábamos deseando llegar a casa para que nos diéramos un abrazo y así 
recargarnos de energía, que le hemos echado de menos y que nos sentimos muy orgullosos de él por su 
esfuerzo diario y sus pequeños logros.

Establecer canales de comunicación, darles confianza haciéndoles partícipes de nuestras emociones para 
enseñarles a reconocerlas, valorarles su trabajo y esfuerzo es sentar las bases de su autoetima del desarrollo 
de la empatía y del aprendizaje de un comportamiento asertivo, pero creo que son temas para otro día porque 
hoy tengo... poco tiempo y mucha prisa.

Licenciada en Derecho, con titulación postgrado en Resolución de Conflictos. Mediadora Familiar y de Menores, Coach Personal de Ejecutivos y Equipos. Facilitadora de la Metodología Lego Serious Play.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.