Gamificación


Hace ya algún tiempo que la palabra «gamificación» se ha colado en nuestro vocabulario, puede ser que no la utilicemos mucho pero por el contrario cada día la escuchamos más.

Esto tiene una explicación y es que algo se está moviendo, en este caso el movimiento se está produciendo en la comunidad educativa, son ellos, los educadores quienes han encontrado en el juego la manera de llegar más a sus alumnos, de mantenerles más motivados, de hacerles aprender de un modo más divertido y hasta yo diría que más saludable.

Porque utilizar la gamificación en el aula significa trasladar a ella la mecánica y narrativa del juego con la finalidad de potenciar la motivación, la concentración y el trabajo en equipo.

Conocemos la Teoría de las inteligencias múltiples como una manera diferente de enfocar la educación, en su día fue toda una revolución para los docentes, suponía cambiar la perspectiva de trabajo, mirar las cosas desde otro lugar. La gamificación supone eso, mirar la realidad del aula desde otro lugar, ya que convierte el aprendizaje en algo ameno y divertido. Ya sabemos que para cuidar y desarrollar nuestro cerebro es importante aprender cosas nuevas,  hacer que el aprendizaje sea  una experiencia satisfactoria que no nos queremos perder es lo que se consigue jugando.

Los profesores que la han puesto en práctica en su aula han constatado el incremento de la motivación en sus alumnos, así como la incidencia positiva en los resultados académicos y sobretodo y en mi opinión lo más importante es que el aprendizaje se transforma, ya no es una tarea árdua y monótona, sino dinámica activa y placentera.

El psicólogo alemán Hermann Ebbinghaus estudió durante 30 años la pérdida de la memoria en el tiempo, y determinó que el olvido de una información o un conocimiento ocurre de manera progresiva, esta teoría trata una idea relacionada con la intensidad del recuerdo, de la memoria, y explica cuanto tiempo se puede conservar un contenido o una información en la memoria si no se ejercita suficientemente, repasándola y refrescándola. Dicho en otras palabras, cuanto más intensa y significativa sea la experiencia con la que produces un recuerdo, más tiempo se mantendrá en la memoria.
Esta idea es la que fundamenta la Gamificación, aprender jugando ayuda a mantener el recuerdo de lo aprendido, permite la consecución de  cambios de conexiones en el cerebro, desarrolla las capacidades del niño, favorece la socialización así como la gestión emocional. Quizás ha llegado el momento de cambiar ¡vamos a aprender! por…¡vamos a jugar!

 

www.freepik.es/pack de ninos divertidos Diseñado por Freepik

 

Licenciada en Derecho, con titulación postgrado en Resolución de Conflictos. Mediadora Familiar y de Menores, Coach Personal de Ejecutivos y Equipos. Facilitadora de la Metodología Lego Serious Play.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.